3 cosas malas sobre la serotonina

La serotonina generalmente se considera un neuroquímico “bueno”. Algunos han ido tan lejos como para llamarlo, algo erróneamente, la hormona de la felicidad.

Echemos un vistazo a algunos inconvenientes de la serotonina. Esta lista no pretende ser exhaustiva, solo ilustra algunas de las formas en que la serotonina puede ser un inconveniente o incluso un perjuicio.

1. Letargo

Es prácticamente una función lineal: cuando se libera insulina, el triptófano se transporta al cerebro y se produce la serotonina. Cuanta más insulina segrega alguien, más triptófano llega al cerebro y más serotonina se sintetiza.

Algunas personas son sensibles a los carbohidratos y secretan mucha insulina cuando consumen ciertos carbohidratos. Esto a menudo está relacionado con la genética. Esa insulina alta puede conducir a un mayor transporte de triptófano y resultar en una mayor producción de serotonina.

Aunque la serotonina induce la relajación, niveles altos de ella pueden hacernos letárgicos y perezosos.

2. Hipertensión

La serotonina es un vasoconstrictor, por lo que puede contribuir a la hipertensión arterial. Una vez más, es parte de la misma función lineal. En la medida en que alguien secrete altos niveles de insulina, ese nivel alto de insulina probablemente resulte en niveles altos de serotonina.

Las personas que son jóvenes, que no tienen sobrepeso y que no consumen una dieta alta en sodio pueden seguir teniendo presión arterial alta. Y puede ser diagnosticado como “idiopático” si el médico no está considerando factores como la sensibilidad genética a los carbohidratos y el contenido específico de carbohidratos de la dieta.

3. Resistencia bloqueada

Estamos bastante acostumbrados a escuchar acerca de los beneficios de la serotonina, por ejemplo, que el ejercicio desencadena la serotonina. Sin embargo, para cualquier actividad atlética que implique resistencia o esfuerzo de alta intensidad, la serotonina elevada no es algo bueno.

Produce fatiga y nos hace querer dejar el entrenamiento antes. Este efecto se ha demostrado tanto en animales como en deportistas.

Cómo optimizar su serotonina

• Consuma proteínas con cada comida. Esto le proporcionará triptófano para cuando necesite y desee serotonina. Pero también bloqueará la serotonina y evitará niveles demasiado altos de serotonina.

• Evite los desencadenantes de la “gran cantidad de insulina”. Manténgase alejado del azúcar y otros carbohidratos no deseados, como la harina blanca. No combine los carbohidratos de la “gran insulina” con las grasas saturadas (como la mantequilla en las papas o en el pan blanco). La combinación conduce a una liberación de insulina aún mayor.

• Evite los almidones solos. Maneje el impacto de la insulina / serotonina de sus comidas comiendo proteínas, grasas saludables y vegetales también.

• Cuando coma almidones, concéntrese en los saludables para prevenir los antojos de azúcar. Algunos ejemplos son las lentejas, la quinua, la calabaza, las batatas, el arroz integral y los nabos.

Línea de fondo
La serotonina puede ser clave para controlar el estado de ánimo, los entrenamientos, el apetito, las preferencias alimentarias, la presión arterial, el sueño y los antojos. Recuerde que controlar la serotonina puede implicar mantener bajos los niveles en ocasiones. Aumentar la serotonina y bloquearla están bajo su control.

#cosas #malas #sobre #serotonina

Leave a Comment