Apoyarse en la ansiedad

¿Por qué querríamos apoyarnos en algo tan angustioso como la ansiedad? Porque lo que resistes, persiste.

Apoyarse en su ansiedad es una forma de manejar y afrontar mejor la ansiedad. Cuando resistimos o combatimos nuestra ansiedad lo que pasa es que la empeoramos. Es fundamental evitar tratar de hacer que su ansiedad desaparezca o tensarse como reacción a ella. Intentar retraerse o evitar la ansiedad es inútil, por lo que huir de los síntomas de la ansiedad es una forma de decirse a sí mismo que no puede manejarlo. Esto se arraiga en tu mente, cada vez que resurge tu ansiedad de que hay algo a lo que debes temer y que no puedes manejarlo.

Un enfoque que funciona de manera más eficaz es tener una mentalidad que diga: “Está bien, aquí estás de nuevo, pero está bien que pueda manejar esto”. “Puedo permitir que mi cuerpo y mi mente pasen por los síntomas de la ansiedad porque lo he hecho antes”.

La aceptación de los síntomas es clave para afrontar las angustiantes reacciones fisiológicas del cuerpo. Esta aceptación de la ansiedad incluso a través de la dificultad te permitirá montar la ola, atravesarla y pasarla. La adrenalina es lo que causa ansiedad y si puedes dejarla ir, sabiendo que la ansiedad, aunque a veces da miedo, no te matará ni te dañará.

El conocimiento y la aceptación de permitir que sus reacciones físicas solo estén ahí, ya sean palpitaciones del corazón, opresión en el pecho, palmas sudorosas o axilas, mandíbula tensa, mareos, etc.

No todas las personas tienen la misma reacción a la ansiedad y pueden tener síntomas diferentes. causado por esta oleada de adrenalina. Pasará pronto si puede recordar dejarlo estar y aguantarlo.

A menudo, la adrenalina que se liberó se metaboliza y reabsorbe en aproximadamente 5 minutos. Tan pronto como esto ocurre, la mayoría de las personas comienzan a sentirse algo mejor y su ansiedad disminuye.

En casos menores, la ansiedad llegará a su punto máximo y eventualmente disminuirá en unos pocos minutos. Alguna ansiedad puede persistir por un tiempo más, pero lo peor pasa en poco tiempo dependiendo de cuán resistente sea el individuo. Cuanto más le permita estar allí sin evitar o retirarse de la ansiedad, más rápido pasará.

Nuestro diálogo interno también puede crear un problema dependiendo de lo que digamos sobre la ansiedad. Si somos negativos al respecto y usamos, “¿qué pasaría si …?”, Esto puede agravarlo y prolongar nuestro sufrimiento.

Sepa cuándo armar sus defensas

Cuando comienzan sus síntomas de ansiedad, es esencial, pero luego es el momento de tomar el asunto en sus propias manos. La ansiedad y la preocupación son estados mentales en los que puede sentirse vulnerable, como si se estuviera volviendo loco, o las cosas estuvieran fuera de control o incluso congeladas para hacer algo para cambiar la situación. Quedarse quieto y no hacer nada no es la respuesta, y puede que solo sirva para mantenerlo o incluso aumentarlo, dejándolo sintiéndose más como una víctima. En el inicio inicial de la ansiedad, es más constructivo aceptar siempre la ansiedad y luego darse cuenta de que hay muchas cosas que puede hacer para redirigir la energía gastada en la ansiedad hacia algo más productivo. En resumen, no luches ni resistas la ansiedad, pero tampoco hagas nada. Permitir que esté ahí es una de las mejores cosas que puede hacer al respecto.

¿Qué puede hacer para actuar?

Hay tres tipos principales de estrategias que pueden resultar efectivas para algunas personas. Para contrarrestar la ansiedad existen estrategias de afrontamiento, en el momento, que pueden ser útiles. Las estrategias de afrontamiento son técnicas activas que pueden ayudar a distraer la atención de lo que está pasando, sin evitarlo. Las declaraciones de afrontamiento también pueden ser útiles mediante el uso de técnicas mentales diseñadas para desviar la mente del diálogo interno temeroso y reemplazarlo. Otros pueden encontrar que las afirmaciones, que se parecen mucho a las declaraciones de afrontamiento, pueden ser útiles, pero están destinadas a funcionar durante un período de tiempo más largo. Estas declaraciones y estrategias de afrontamiento pueden ayudarlo a superar un incidente específico de ansiedad, mientras que las afirmaciones positivas funcionan para cambiar sus creencias limitantes. Un ejemplo, una declaración o estrategia de afrontamiento puede ayudarlo a superar una situación desafiante, y si puede recordar una afirmación sobre no tener miedo, ha estado trabajando durante meses. Esto puede ayudar a reducir su ansiedad.

Estrategias de afrontamiento

  • Cuando comience la ansiedad o la preocupación, puede intentar lo siguiente:

  • Relaje su cuerpo mediante ejercicios de respiración para contrarrestar la ansiedad aguda. Disminuir la velocidad de su pensamiento y escuchar su respiración puede reducir su ansiedad.

  • Relaja tu mente. Tómese entre 20 y 30 minutos para hacer una meditación o visualización guiada.

  • Enfréntate a tus miedos tomando medidas activas.

  • Nutre a sí mismo haciendo un mejor trabajo de cuidarse a sí mismo. Puede ser útil realizar actividades placenteras como hablar con amigos en persona o por teléfono, comer una comida sabrosa, tomar un baño de burbujas tibio o recibir un masaje.

  • Distráete de tus pensamientos preocupantes.

  • Para lidiar con la ansiedad, planifique cómo lidiar con la preocupación de manera efectiva al tener un plan de acción.

Además de estas, existen otras estrategias de afrontamiento que pueden ayudar a lidiar con todos los niveles de ansiedad, desde la preocupación y la aprensión leve hasta el pánico. Las estrategias más populares se enumeran a continuación.

Hable con una persona de apoyo saludable en persona o por teléfono. Para salir de su mente y no enfocar tanto su atención en los síntomas y pensamientos de su cuerpo hablando con alguien por teléfono, puede distraerse.

Participa y participa en una actividad o muévete. Esta actividad física puede permitirle eliminar un exceso de energía o adrenalina que se crea por esta respuesta de lucha o huida que puede ocurrir con la ansiedad aguda. Muévete con la ansiedad en lugar de resistirla y los síntomas fisiológicos. Si se encuentra en el trabajo o en una reunión, intente caminar hasta el baño y regresar o camine al aire libre mientras toma aire fresco durante unos 10 minutos o más.

Cuando esté en casa, puede hacer las tareas domésticas limpiando ese cajón de basura o trapeando los pisos. Esta actividad física puede ayudarlo a salir de su cabeza montando una bicicleta estática o trotando en una cinta de correr. La jardinería también es muy terapéutica y una excelente manera de reenfocar su energía de la ansiedad.

Quédate en el momento

A menudo, las personas que sienten los efectos de la ansiedad viven en el pasado o piensan en el futuro. Si nos enfocamos en lo que está sucediendo en el momento y en objetos concretos específicos en su entorno, podemos ayudarlo a aterrizar. O si está en la tienda de comestibles, puede mirar a los cajeros, a las personas que están alrededor o incluso a varias revistas al lado de las cajas registradoras.

Si está conduciendo y luchando con su ansiedad, puede concentrarse en los otros autos frente a usted o en los otros detalles del entorno circundante. Permanecer en el momento y concentrarse en lo que ve puede ayudar a minimizar la atención que presta a algunos síntomas físicos molestos y estresantes o pensamientos catastróficos de “qué pasaría si …”.

Si hay objetos cerca, puede intentar tocarlos para reforzar la permanencia en el momento presente. Otro ejercicio básico para enfocar sus pensamientos es en sus piernas y pies. Mientras está de pie o caminando, preste mucha atención a sus piernas y pies e imagine que está conectado al suelo y tiene raíces que vienen de sus pies hacia el suelo.

#Apoyarse #ansiedad

Leave a Comment