Autocontrol: ¿Quién manda aquí?

Cuando se enfrenta a una situación emocional, el autocontrol no es fácil. Ante las acciones de su pareja, es difícil no reaccionar. Aprender a detenerse y pensar, a responder de manera reflexiva y cuidadosa en lugar de rápida y automáticamente, requiere práctica. Sin embargo, siempre vale la pena dominar el autocontrol, porque hace que cada momento de tu vida sea más fácil. ¿Ha escuchado la frase “Inteligencia emocional”? Solo significa autocontrol emocional

Uso de Self Talk

El diálogo interno es una de las herramientas más poderosas que puede utilizar para aprender el autocontrol emocional. Todo el mundo tiene un diálogo mental continuo, que a menudo es negativo o contraproducente. La buena noticia es que puede optar por reemplazar este monólogo negativo con algo más positivo. El cerebro tiende a repetir cosas familiares una y otra vez, repasando una y otra vez las vías neuronales establecidas. Repetir un mantra, una afirmación o una elección una y otra vez crea nuevos caminos, que eventualmente se vuelven automáticos. Los nuevos pensamientos pasarán por tu cabeza como lo hacían los viejos, o como una canción popular que has escuchado una y otra vez. Solo que esta canción no será sobre tu amor perdido, será sobre mantenerte a ti mismo.

Si su diálogo interno se siente “naturalmente negativo”, es posible que esté creando una identidad autocumplida, lo que mina su capacidad para elegir sus respuestas. Para cambiar esto, aprenda a prestar atención a su monólogo interior: ¿qué se dice a sí mismo sobre el próximo día, sobre los errores, sobre su suerte? Si estos mensajes son negativos, cambiarlos puede levantarle el ánimo y el optimismo.

Las personas positivas y felices lo pasan más fácilmente en la vida y se recuperan de los problemas más rápido. Hay cosas que puede hacer para aumentar su nivel de optimismo, incluso si no puede cambiar quién es. Conócete a ti mismo: si amas el silencio, tiendes a ser tranquilo, como las conversaciones tranquilas y no las grandes fiestas, esto puede ser un rasgo genético: tu audición y tu sistema nervioso pueden ser más sensibles que otros, y este rasgo no desaparecerá. Sin embargo, puedes aprovecharlo al máximo y aprender que crear mucha tranquilidad en tu vida te hará una persona más feliz y tranquila. Si, por otro lado, eres un animal de fiesta social y disfrutas del ruido y la emoción, también puedes usar eso como un activo.

Tus pensamientos afectan tu estado de ánimo, y la forma en que te relacionas contigo mismo puede levantar o bajar el ánimo. La actividad neuronal en el cerebro activa hormonas que son sinónimos de sentimientos. La autocrítica constante da como resultado una actitud de “cuál es el uso”, que conduce a la depresión y una actitud de mal humor, que no funciona bien en su vida o en sus relaciones. Los pensamientos continuos y flotantes de muerte inminente conducen a ataques de ansiedad. Yo negativo -Hablar crea estrés. Para ayudar a los clientes a tomar conciencia del estrés autoinfligido, les pido que se den cuenta de lo que se están diciendo a sí mismos: un flujo constante de negatividad creará estrés; al igual que ser seguido por alguien que está constantemente criticarlo sería estresante. Si mi cliente está teniendo una batalla mental interna y no puede tomar una decisión sólida, también aumenta el estrés. Los patrones de relación disfuncionales también generan estrés. Por ejemplo, si usted se siente constantemente culpable tropezado por otra persona, o usted y su cónyuge pelean, o está demasiado preocupado por las opiniones de los demás sobre quién es usted y lo que está haciendo, estará mucho más estresado que si supiera cómo llevarse bien con los demás , cuando escuchar y cuando confiar en ti mismo. Muchos de mis clientes no se dan cuenta de que son responsables de sus propios sentimientos y nadie más es responsable de hacerlos sentir mejor.

Paciencia

La paciencia es otra forma de describir el autocontrol emocional. Aprender a ser paciente y mantener la calma reduce y alivia el estrés y las preocupaciones. Cultivar la paciencia es realmente aprender a controlar los impulsos: es un problema de autocontrol. Puede aprender a hacer “mantenimiento emocional” y deshacerse del estrés, hacer un seguimiento de lo que quiere hacer y dejar ir la frustración cuando algo le afecta. La paciencia es aprender a esperar hasta pensar antes de actuar y asegurarse de comprender las opciones y tomar el control de sus propias ideas y decisiones. Es un proceso de crecimiento, una transformación de uno mismo a través de la conciencia y el aprendizaje.

Para adquirir paciencia, aprenda a no actuar por impulso, cambie su pensamiento y actitud, y busque apoyo y aliento. Para aprender la paciencia y la determinación necesarias que mejoran su comunicación, estos siete pasos le ayudarán.

Siete pasos para ayudarlo a aprender a ser paciente:

1: Espere: el viejo consejo de “contar hasta 10 antes de responder” es una excelente manera de aprender a tener paciencia. Date la oportunidad de dar tu mejor respuesta.

2: Utilice la perspectiva: ponga sus impulsos o deseos en perspectiva. ¿Será importante dentro de una hora? quince minutos a partir de ahora? La mayoría de ellos no lo estarán.

3. Autocomprensión: si se siente tentado a actuar o hablar por impulso, comprenda que el impulso es normal, pero no tiene que dejarse llevar por él. Las reacciones y los impulsos son normales; lo que cuenta es la forma en que actuamos sobre ellos.

4: Adopte una perspectiva más amplia: si está reaccionando porque alguien le molestó (por ejemplo: su pareja hirió sus sentimientos) haga una pequeña oración de agradecimiento porque no fue peor, diga una bendición para su pareja (que probablemente la necesite) y te sentirás mejor. Si siente la tentación de actuar impulsivamente, haga una pausa de un minuto y considere su objetivo más importante; luego decida si el impulso momentáneo vale la pena retrasar su meta.

5. Date un respiro: si actúas por impulso antes de pensar en ello, reconoce que lo hiciste, perdónate y vuelve a encarrilarte. Si te encuentras actuando mucho impulsivamente, entonces quizás tu objetivo sea demasiado rígido y necesites dejarte un poco más de espacio para ti o renegociar el contrato con tu cónyuge.

6. Considere la fuente: los impulsos son a menudo una reacción a circunstancias externas. Por ejemplo, estar molesto porque tu pareja no está disponible, cuando podrías disfrutar usando el tiempo que tienes para ti. Asegúrese de que lo que hace es lo que realmente quiere hacer.

7: Celebre: recuerde celebrar sus logros y todas las veces que haga lo que se proponga, cumpla sus promesas y resuelva las cosas. Las pequeñas celebraciones frecuentes son una forma de recompensarte por la paciencia y de aumentar tu motivación para ser aún más paciente.

#Autocontrol #Quién #manda #aquí

Leave a Comment