Bienvenido al aceite de árbol de té a su lista de aceites esenciales favoritos

El aceite de árbol de té se ha utilizado en Australia durante cientos de años y ahora se está volviendo cada vez más popular en las últimas décadas en medicinas complementarias y alternativas. Se produce por destilación al vapor de las hojas y ramas del árbol.

Los usos principales de este aceite históricamente han aprovechado las acciones antisépticas y antiinflamatorias del aceite. Este artículo analiza los avances en nuestra comprensión de las actividades antimicrobianas y antiinflamatorias del aceite y sus componentes, así como su eficacia.

Actividad antimicrobiana:

De todas las propiedades que se atribuyen al aceite de árbol de té, es su actividad antimicrobiana la que ha recibido la mayor atención. El primer uso informado de esta planta fue por los aborígenes Bundjalung del norte de Nueva Gales del Sur. Las hojas trituradas del árbol se inhalaron para tratar la tos y los resfriados o se rociaron sobre las heridas, después de lo cual se aplicó una cataplasma. La historia oral de los aborígenes australianos también habla de lagos curativos, que eran lagunas en las que las hojas de los árboles habían caído y se habían descompuesto con el tiempo.

Actividad antibacterial:

Los informes sobre la actividad antibacteriana del aceite del árbol del té aparecen en la literatura desde la década de 1940 hasta la de 1980. Luego, a principios de la década de 1990, aparecieron en la literatura científica muchos informes que describen la actividad antimicrobiana del aceite. Todos estos efectos confirman que el aceite compromete la integridad estructural y funcional de las membranas bacterianas. Ahora se ha probado una amplia gama de bacterias para determinar su susceptibilidad al resultado en una prueba positiva de que este aceite podría ser beneficioso como agente antibacteriano.

Actividad antifúngica:

Recientemente se han completado investigaciones exhaustivas sobre la susceptibilidad de los hongos al aceite del árbol del té. Los datos ahora muestran que este aceite afecta a una variedad de levaduras y otros hongos. Pruebas posteriores han demostrado que los conidios germinados (que provocan el crecimiento de hongos comunes) se ven significativamente más afectados por el aceite que los conidios no germinados, lo que sugiere que el aceite inhibe el crecimiento de hongos, lo que indica que el aceite podría ser útil para detener y eliminar las infecciones por hongos.

Actividad antiviral:

Se realizó un estudio con aceite de árbol de té y eucalipto que demostró que eran capaces de ejercer un efecto antiviral directo sobre el VHS (virus del herpes simple) proporcionando así resultados significativos para su posible aplicación como agentes antivirales en la infección recurrente por herpes es prometedora.

Actividad anti-protozoaria:

Los estudios han demostrado que el aceite de árbol de té tiene actividad antiprotozoaria (algo que destruye los protozoos o inhibe su crecimiento y capacidad de reproducción). Algunos de los protozoos de importancia médica incluyen Plasmodium (la causa de la malaria); Entamoeba histolytica (causa de amebiasis, disentería amebiana) y Trichomonas vaginalis (causa de infección vaginal); y Pneumocystis carinii (una causa común de neumonía en personas inmunodeficientes).

Actividad antiinflamatoria:

Estudios recientes ahora respaldan la evidencia anecdótica que atribuye actividad antiinflamatoria al aceite de árbol de té y demuestra el efecto del aceite en una variedad de respuestas inmunes.

Beneficios del aceite de té de árbol:

• Cura heridas cutáneas infectadas
• Trata el acné
• Cura la infección por hongos en las uñas
• Mejora el pie de atleta
• Previene los piojos
• Mejora la psoriasis
• Elimina la caspa
• Cura la gingivitis
• Reduce la tos
• Mejora las infecciones del oído
• Elimina la tiña

Seguridad y toxicidad:

El uso tópico es seguro y los eventos adversos son menores, autolimitados y poco frecuentes. No se observó evidencia de irritación cuando se realizaron pruebas de parche en humanos, incluidos aquellos que habían tenido reacciones positivas previas al aceite de árbol de té. En raras ocasiones, se ha informado que el aceite de árbol de té aplicado tópicamente causa efectos sistémicos en animales domésticos.

En conclusión, vemos una gran cantidad de estudios en animales, incluidos humanos, que ahora respaldan las creencias arraigadas de que el aceite del árbol del té tiene muchos atributos beneficiosos para muchas afecciones de salud.

#Bienvenido #aceite #árbol #té #lista #aceites #esenciales #favoritos

Leave a Comment