Cómo afecta la glándula tiroides a nuestra salud

Muchas mujeres visitan a sus proveedores de atención médica sintiendo que algo anda mal con sus glándulas tiroides, solo para que les digan que “todo está bien” o que necesitan tomar una “hormona tiroidea recetada”. Si bien una o ambas respuestas pueden ser técnicamente correctas, pueden ser un resultado insatisfactorio para algunos pacientes.

Si padece los síntomas aparentes de la “enfermedad” de la tiroides, existen opciones bajo su control para preservar la salud de su tiroides y evitar problemas de tiroides irreversibles. Uno de ellos es comer alimentos que promuevan la salud de la tiroides.

Cómo afecta la glándula tiroides a nuestra salud

La tiroides es una glándula muy importante en nuestro cuerpo. Desempeña un papel crucial en el metabolismo, la energía y el peso de cada persona. La glándula tiroides también afecta la capacidad de dormir bien y muchos otros procesos importantes que tienen lugar dentro de nuestro cuerpo.

Aunque los hombres también pueden sufrir varios problemas de tiroides, las investigaciones muestran que las mujeres son más propensas a tener problemas de tiroides que los hombres. Esto se debe principalmente a que las mujeres atraviesan un flujo hormonal durante eventos como la maternidad y la perimenopausia que las hacen vulnerables a problemas de salud de la tiroides.

Conocer cómo cada nutriente de los alimentos afecta la salud de la tiroides permitirá que una persona elija alimentos más sabios para aliviar y prevenir los problemas de tiroides.

Yodo

Encabezando la lista de nutrientes que promueven la salud de la tiroides está el yodo. Una deficiencia del yodo, un oligoelemento crucial, puede afectar enormemente la capacidad de la tiroides para realizar sus múltiples funciones. Las hormonas tiroideas conocidas como T4 (tiroxina) y T3 (triyodotironina) son los únicos tipos de hormonas que contienen yodo.

Los estudios han demostrado que las mujeres en edad fértil o las que tienen entre 20 y 39 años tienen los niveles más bajos de yodo en la orina. Una persona con deficiencia de yodo no podrá producir ni asimilar las hormonas esenciales necesarias para la salud normal del cuerpo. En última instancia, esto afectará negativamente a todos los demás tejidos del cuerpo.

Selenio

Otra forma de garantizar una salud óptima de la tiroides es asegurarse de que el cuerpo tenga suficiente selenio. El selenio es un elemento indispensable para regular la síntesis de hormonas tiroideas. Las enzimas del cuerpo también necesitan selenio para poder preservar la integridad de la glándula tiroides. También es el selenio el que ayuda a reciclar eficazmente el almacenamiento de yodo en el cuerpo.

Zinc

El Journal of Clinical Nutrition publicó un estudio que reveló cuán crucial es el zinc para el funcionamiento adecuado de la glándula tiroides. Los expertos descubrieron que sin zinc, la glándula tiroides de un individuo no podrá realizar la transformación necesaria de T4 de inactiva a T3, que es una hormona activa.

Además, la parte del cerebro llamada hipotálamo requiere una cantidad suficiente de zinc para permitir la señalización adecuada en la glándula pituitaria para que también se produzca la activación de la tiroides. En pocas palabras, aquellos que tienen deficiencia de zinc tienen más probabilidades de sufrir una glándula tiroides hipoactiva.

Al igual que todas las partes de nuestro cuerpo, nuestra tiroides necesita la ayuda de muchos nutrientes para funcionar de la mejor manera. El yodo, el selenio y el zinc son los principales nutrientes esenciales necesarios para una óptima salud de la tiroides.

#Cómo #afecta #glándula #tiroides #nuestra #salud

Leave a Comment