Cuando los problemas para dormir conducen a la adicción

El sueño es la base de la buena salud. Cuando trato a pacientes, siempre enfatizo la importancia del sueño, ya sea que uno se esté recuperando de un resfriado común o de una cirugía mayor. ¿Por qué es tan importante dormir? Tu cuerpo necesita de 7 a 9 horas de descanso todas las noches para poder reparar y renovar todos sus sistemas.

Cuando no duerme lo suficiente, se siente irritable, le falta energía y es menos capaz de hacer frente a los factores estresantes. Es posible que haya probado modificaciones en el estilo de vida, como pasar una hora antes de acostarse relajándose y relajarse, hacer más ejercicio o dejar de tomar cafeína después de las 4 pm. Si el sueño sigue siendo un problema, puede recurrir a ayudas para dormir. Si bien estos medicamentos recetados y de venta libre pueden ser útiles para muchos, existe la posibilidad de volverse dependientes de estas sustancias.

Qué hacen las ayudas para dormir

Es posible que su médico le recete varias ayudas para dormir. Actúan ayudándole a conciliar el sueño o ayudándole a permanecer dormido. Los medicamentos de marca más populares como Lunesta, Rozerem, Sonata, Halcion, Restoril y Ambien pertenecen a una categoría de medicamentos conocidos como hipnóticos.

Suprimen y ralentizan el funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro. Esto da como resultado un deterioro de las capacidades físicas y la claridad mental. También provoca una disminución de la frecuencia cardíaca y la respiración, lo que empuja eficazmente a su cuerpo hacia un estado de sueño.

La mayoría de los somníferos de venta libre contienen antihistamínicos. Al contrarrestar la histamina, una sustancia química del sistema nervioso central, estas ayudas para dormir le dan sueño. Aunque estos medicamentos pueden ayudar con el insomnio ocasional, se vuelven cada vez menos efectivos cuando se usan repetidamente. Pueden interactuar con ciertos medicamentos y no se recomiendan si tiene Parkinson, enfermedad cardíaca, está embarazada o está amamantando.

El peligro de la adicción

Aconsejo a mis pacientes que hagan todo lo posible por resolver sus problemas de sueño modificando su estilo de vida. La razón de esto es que algunos de los somníferos recetados eficaces no son adecuados para un uso prolongado y muchos de ellos pueden crear hábito. Ambien, una popular ayuda para dormir, puede volverse menos eficaz después de solo dos semanas de uso. Para muchas personas, los efectos de las ayudas para dormir persisten al día siguiente al despertar. Es común sentirse mareado o “nublado”.

Además, existen muchas restricciones asociadas con estos medicamentos. Debido a que afectan sus capacidades físicas, las personas mayores corren el riesgo de caerse si se despiertan durante la noche. Las personas con alteraciones del metabolismo o antecedentes de diversas enfermedades crónicas no deben tomar somníferos. Pueden resultar graves consecuencias si estos medicamentos se toman en combinación con alcohol. El sistema nervioso central puede sufrir una depresión tan grave que puede producirse el coma o la muerte.

En muchos casos, la adicción a los somníferos se debe a la sensación de bienestar que resulta de estos medicamentos. Incluso con las mejores intenciones, muchas personas se vuelven dependientes de las ayudas para dormir para esta sensación de calma. Este es mi plan para evitar o combatir una adicción a los somníferos:

1) Tomar según las indicaciones– Nunca tome más de la dosis recomendada, y tómela solo durante el tiempo que le indique su médico.

2) Use ayudas para dormir como una parte de su plan de tratamiento – Las ayudas para dormir pueden ayudar a las personas a superar un momento difícil al brindarles el descanso que tanto necesitan. Para evitar volverse dependiente, utilice técnicas de relajación, un cambio en su rutina nocturna y dieta y ejercicio para mejorar los hábitos de sueño.

3) Consulte con su médico – Programe visitas periódicas para mantenerlo informado de los efectos secundarios, como somnolencia prolongada, reacciones alérgicas, sonambulismo, dolores de cabeza o aumento de peso.

4) Suspenda de forma segura – Si se vuelve dependiente de los somníferos, no deje de hacerlo de golpe. Con la supervisión de su médico, disminuya lentamente para evitar los síntomas de abstinencia.

Si bien las ayudas para dormir ayudan a muchas personas, la conciencia es clave para evitar la dependencia. Puede usarlos de manera saludable si sigue las recomendaciones de su médico y usa el medicamento según las indicaciones. Si usted o alguien cercano a usted es adicto a los somníferos, comuníquese con un médico, consejero o familiar. Reconocer un problema es el primer paso para obtener ayuda y volverse verdaderamente saludable.

#Cuando #los #problemas #para #dormir #conducen #adicción

Leave a Comment