Cuidando la nutrición durante el embarazo

Llevar una dieta sana y equilibrada es imprescindible para una buena salud y es aún más esencial para una mujer embarazada. La salud de su bebé depende de lo que coma. Si está bien nutrido, su bebé también lo estará. Una dieta sana y adecuada ayuda al correcto desarrollo del feto.

Una dieta equilibrada es aquella que contiene alimentos en una cantidad adecuada de todos los grupos de alimentos. Por lo que debes apuntar a incorporar los nutrientes sugeridos:

Grasas: Los depósitos de grasa en el momento del embarazo en el cuerpo de la madre se utilizan posteriormente durante la lactancia. Aunque el requerimiento de calorías depende de una persona a otra, los médicos generalmente recomiendan una ingesta adicional de 300 calorías por día.

Proteína: Este es uno de los nutrientes más importantes para el organismo. Las mujeres embarazadas deben consumir 60 gramos de proteína al día. Esto ayuda al feto a desarrollarse rápidamente durante la última fase del embarazo.

Hierro: El requerimiento de hierro aumenta durante el embarazo. Una mujer embarazada debe tomar 30 mg de hierro al día. Algunos alimentos ricos en hierro son las carnes rojas magras, las aves, el pescado, los panes integrales y las frutas secas.

Calcio: 1000 mg al día de calcio es imprescindible para una mujer embarazada. En caso de que no pueda obtenerlo a través de su dieta, tomar un suplemento de calcio es una buena opción. Las necesidades de calcio son particularmente altas durante el embarazo, ya que es vital para la formación de los dientes y los huesos del feto.

Agua: Las mujeres embarazadas son más propensas a sufrir estreñimiento, infecciones del tracto urinario o de la vejiga. Beber al menos ocho vasos de agua todos los días evitará estos problemas. Además, la falta de agua puede provocar un parto prematuro o prematuro. Evite el café, los tés con cafeína y los refrescos.

Alimentos que deben evitarse durante el embarazo

Cafeína: El consumo de cafeína puede provocar un aborto espontáneo, ya que aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la producción de sudor. La ingesta de cafeína también puede obstaculizar el crecimiento adecuado del feto. Por lo tanto, incluso bebidas como café, refrescos de cola, chocolate caliente, chocolate y varios frutos secos deben evitarse durante el embarazo.

Alcohol: beber no solo es perjudicial para la salud de la madre, sino que también puede tener efectos nocivos en el feto. Beber puede causar una condición conocida como FAS o síndrome de alcoholismo fetal. También puede causar problemas de aprendizaje, bajo peso corporal, problemas de visión y otras deformidades en el bebé.

Pescado, Carne Y Aves: No debe comer carnes, mariscos y aves de corral crudos. Un alto nivel de mercurio en los mariscos puede retrasar el crecimiento del cerebro del bebé.

Las grasas, los dulces y los aceites solo aportan sabor a la comida pero no tienen valor nutricional por lo que utilícelos menos. Llevar una dieta equilibrada asegurará menos problemas durante el trabajo de parto y el embarazo.

#Cuidando #nutrición #durante #embarazo

Leave a Comment