Cuidar sus pies no es un juego de niños

Con el paso del clima frío del invierno y la luz del sol que comienza a asomarse a través de las nubes, es hora de que los niños escapen de las garras de la televisión y abrazen el patio de recreo. Ya sea participando en un juego de etiqueta, practicando un deporte o divirtiéndose en el arenero, muchos niños estarán activos de pie este verano.

Sin embargo, un día bajo el sol puede terminar con un día en el consultorio del médico si se ignoran las medidas de seguridad adecuadas. Antes de que los niños vean el tobogán gigante en la piscina, los juguetes de gran tamaño en el parque o las emocionantes atracciones en el parque de diversiones, prepárelos con el calzado adecuado y protéjalos con el cuidado adecuado.

Estos consejos de la Asociación Médica Estadounidense de Podología (APMA) podrían salvar las plantas de su hijo este verano:

– Observe cuidadosamente los patrones de caminar de su hijo. ¿Su hijo tiene los dedos de los pies que apuntan hacia adentro o hacia afuera, tiene rodillas torcidas u otras anomalías en la marcha? Estos problemas pueden corregirse si se detectan a tiempo y son tratados por un podólogo.

– Los pies de los niños cambian de tamaño rápidamente, por lo que siempre mida los pies de su hijo cada vez que compre zapatos nuevos.

– Cuando compre zapatos, busque material rígido a cada lado del talón, una amortiguación adecuada y un arco incorporado. El zapato debe doblarse en la parte anterior del pie, no en el medio del zapato.

– Nunca use zapatos heredados.

– Limite el tiempo que los niños usen zapatos de plataforma o de tacón y alterne con zapatillas o zapatos planos de buena calidad. Los zapatos de caña alta generalmente ayudan a prevenir los esguinces de tobillo.

– No compre zapatos que necesiten un período de “adaptación”. Los buenos zapatos deben sentirse cómodos de inmediato. Para las actividades deportivas, elija un zapato que esté diseñado para el deporte que jugará su hijo.

– Nunca empaque zapatos nuevos para que sus hijos los usen durante las vacaciones.

– Caminar descalzo sobre el pavimento, la alfombra de un hotel o avión, en los baños de un hotel o en un vestuario y cerca de la piscina puede hacer que su hijo sea susceptible a una serie de infecciones. Siempre use un par de chanclas o sandalias de tiras hechas de cuero suave y flexible para evitar contraer bacterias u hongos como el pie de atleta o las verrugas plantares.

– A la hora de aplicar protector solar, no olvide poner un poco en los pies de su hijo. Además, recuerde siempre volver a aplicar.

– La falta de quejas por parte de un joven no es una señal confiable. Los huesos de los pies en crecimiento son tan flexibles que se pueden torcer y distorsionar sin que el niño se dé cuenta.

– Tenga cuidado con la aplicación de remedios caseros en los pies de los niños. Los preparados lo suficientemente fuertes como para matar ciertos tipos de hongos pueden dañar la piel. Su mejor opción es visitar a un podólogo miembro de APMA para recibir tratamiento.

Para obtener más información, visite www.FootAnkle.com.

#Cuidar #sus #pies #juego #niños

Leave a Comment