Diabetes, equilibrio inmunológico e inflamación

Obtenemos nuestra energía de la glucosa (azúcar) que circula en nuestro torrente sanguíneo. El cuerpo usa insulina, una hormona, para controlar los niveles circulantes de glucosa. Un nivel demasiado alto de glucosa es tan malo como muy poca glucosa. Aquellos que no pueden controlar su nivel de azúcar en la sangre, por ejemplo, los diabéticos, tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, complicaciones oculares, renales, cutáneas y del sistema nervioso.

La inflamación es un factor importante que contribuye a la diabetes. Los marcadores inflamatorios son más altos en diabéticos en comparación con los controles, lo que indica inflamación crónica. Las células grasas, especialmente las que se encuentran alrededor de la cintura, liberan citocinas proinflamatorias. Estos mensajes bioquímicos dan como resultado respuestas inflamatorias que pueden destruir las células productoras de insulina.

El control de la inflamación excesiva reduce la probabilidad de contraer enfermedades crónicas, incluida la diabetes. Los diabéticos que reducen sus niveles de inflamación, disminuyen su riesgo de padecer otras afecciones.

La clave para una salud excelente es tener el equilibrio adecuado de citocinas proinflamatorias (moléculas que conducen a respuestas inflamatorias) y antiinflamatorias (moléculas que amortiguan la inflamación). Necesitamos suficiente inflamación para defender al cuerpo contra las infecciones y las células cancerosas, pero no tanto para que el cuerpo comience a destruir tejidos sanos, como las células productoras de insulina.

Controlar la inflamación

Restaurar el equilibrio inflamatorio inmunológico, la homeostasis, puede reducir los síntomas de la diabetes, ayudar a protegerse contra las infecciones y contribuir a la salud en general al darle al cuerpo la oportunidad de curarse por sí mismo.

Llegue a su peso ideal.

Las personas obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes. Las células grasas liberan citocinas proinflamatorias, mensajes que provocan inflamación. Muchos síntomas de la diabetes se reducen, incluso con una pérdida de peso mínima.

Elija alimentos y bebidas de forma más inteligente.

Las sugerencias actuales sobre la alimentación son ignorar el contenido de grasa de los alimentos y concentrarse en disminuir la ingesta total de carbohidratos.

Limite su ingesta de:

  • Carbohidratos líquidos como refrescos, jugos de frutas, bebidas “energéticas”, cerveza.
  • Comida frita.
  • Almidones, como maíz, arroz blanco, patatas fritas, nachos, patatas fritas.
  • Productos de harina blanca como panes, pastas, pasteles, postres.

Llene la mitad de su plato con verduras y frutas coloridas.

También puede incluir algunos de los siguientes: levadura de cerveza, brócoli, trigo sarraceno, hígado, quimbombó, guisantes y espinacas.

Vuélvete físicamente activo.

El ejercicio, incluso sin perder peso, ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. Los músculos liberan moléculas antiinflamatorias cada vez que se contraen. Para ayudar a equilibrar los niveles de inflamación en el cuerpo, intente realizar actividad física al menos 150 minutos a la semana. Camine a paso rápido. Ponte de pie, en lugar de sentarte. Trabaje más rápido cuando esté en el jardín. Haga ejercicio mientras ve la televisión. ¡Solo muévete!

La vitamina D puede desempeñar un papel en el equilibrio de las respuestas inflamatorias.

La vitamina D, en realidad un bioquímico similar a las hormonas, participa en el crecimiento celular y la inmunidad. Los sistemas de órganos como el hígado, la piel, el timo, el intestino delgado y el páncreas tienen células que se unen a una forma de vitamina D. Suprime las citocinas proinflamatorias y aumenta la producción de citocinas antiinflamatorias. Los diabéticos a menudo no tienen suficiente vitamina D en sus cuerpos.

El cuerpo produce su propia vitamina D cuando uno se expone al sol. La exposición moderada al sol, hasta que la piel esté ligeramente rosada, durante los meses de verano, estimula la producción de su vitamina D. En climas templados, puede ser necesaria la suplementación con vitamina D.

Ácidos grasos omega-3.

Se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 reducen la inflamación. Se recomienda que las personas consuman 2-3 porciones de pescado a la semana o suplementos de aceite de pescado omega-3. [Omega-3s from plant sources may not have the same benefits.] Los diabéticos han descubierto que estos ácidos grasos son útiles, pero consulte con su médico para ver si el aceite de pescado es adecuado para usted.

Consumo moderado de café.

Ciertos compuestos en el café pueden ayudar a disminuir la inflamación, lo que sugiere que en la diabetes el consumo moderado de café puede ser útil.

Huevo hiperinmune.

Los investigadores inmunológicos han demostrado que el consumo de múltiples porciones al día de huevo hiperinmune es una forma natural de ayudar al cuerpo a recuperar su homeostasis inmunológica.

Los cambios en el estilo de vida, en lugar de la medicación, son las mejores formas de recuperar el equilibrio inmunológico, la homeostasis inmunológica y el control del azúcar en sangre.

#Diabetes #equilibrio #inmunológico #inflamación

Leave a Comment