El simple poder de los pequeños incrementos

Antes de obtener una licenciatura en nutrición, tenía una en fisiología del ejercicio y trabajaba como entrenadora física. Uno de mis clientes tenía 83 años y necesitaba fuerza central. Además de una variedad de ejercicios básicos, la puse en la plancha.

Sí, la plancha. Ella podía sostener una tabla por solo 10 segundos. No hay problema, pensé, puedo trabajar con eso. Y usamos la posición correcta, una tabla, no un marco en A, en todo momento.

Hizo una plancha de 10 segundos esa semana, lunes, miércoles y viernes. La semana siguiente hizo una plancha de 12 segundos los 3 días. Ella siguió eso con una tabla de 14 segundos los lunes, miércoles y viernes.

Mantuvimos este aumento de 2 segundos (después de un tiempo, lo cambié a 3 segundos) durante muchas semanas. Me complace informar que mi cliente de 83 años llegó al punto de hacer planchas durante 2 minutos y 45 segundos, en la posición correcta.

¿Qué es la comida para llevar?

Los pequeños incrementos funcionan. Cuando le he contado a la gente esta historia, muchos han dicho: “Odio las tablas”.

De acuerdo, no importa quién seas, no odias una tabla de 10 segundos. No hay nada que odiar; se acaba en 10 segundos.

Lo que odias es hacer una plancha durante 90 segundos cuando solo tienes la fuerza y ​​la resistencia suficientes para 45 segundos. El plan de incremento de 3 segundos funciona para cualquier duración.

¿Y qué tiene esto que ver con la comida?

Los pequeños incrementos también se aplican a los cambios en los hábitos alimenticios. Si no puede soportar la idea de hacer cambios en los alimentos, comience con algo pequeño. Agrega proteínas a tu desayuno. Come un huevo con tu bagel habitual.

Continúe haciéndolo hasta que se sienta normal. Ordinario. Fácil. Luego agregue algo más.

Si odias las verduras, haz un sándwich de aspecto fantástico para el almuerzo y pon encima un puñado de ensalada orgánica en bolsas.

Si le gustan los batidos matutinos, agregue un puñado de espinacas a la receta. En todos los ejemplos, siga haciendo estas cosas hasta que se sientan fáciles. Conviértalos en sus nuevos hábitos.

Luego, continúe con el siguiente paso, cualquiera que sea, cuando esté listo.

#simple #poder #los #pequeños #incrementos

Leave a Comment