¿Fatiga cronica? Pueden ser tus glándulas suprarrenales

El estrés afecta a todos de diferentes maneras. Podemos sentir estrés en nuestro cuerpo, pero ¿alguna vez se ha preguntado cómo puede afectar su cuerpo?

Si tiene problemas de ansiedad, fatiga, mareos, irritabilidad o niveles altos de azúcar en la sangre, es posible que el estrés de las glándulas suprarrenales comience a afectarlo.

Sus glándulas suprarrenales son dos pequeñas glándulas triangulares que se encuentran encima de cada riñón. Son pequeños, pero cruciales para las funciones de su cuerpo. Y cuando estás estresado, estos tipos reciben una paliza.

Echemos un vistazo a lo que hacen sus glándulas suprarrenales, cómo lo mantienen saludable y cómo puede ayudar un médico naturópata.

La respuesta adaptativa general

Cuando estamos estresados, lo enfrentamos a través de un proceso llamado “respuesta adaptativa general”, que se divide en tres fases:

Primero está la “etapa de alarma”. Es posible que haya oído hablar del instinto de “luchar o huir”, y aquí es donde su cuerpo se prepara para activarlo. Sentirá que su frecuencia cardíaca aumenta, comenzará a respirar más rápido y su presión arterial y azúcar en la sangre. incrementará.

La siguiente es la “etapa de resistencia”, y comienza casi inmediatamente después de la etapa de alarma. Una vez que su cuerpo reacciona al estrés, se adapta para que pueda sobrellevarlo.

La etapa final se llama “etapa de agotamiento”. En este punto, su cuerpo se ha quedado sin energía para lidiar con su estrés. Aquí es cuando pueden aparecer las enfermedades relacionadas con el estrés.

Cortisol

Sus glándulas suprarrenales producen una sustancia llamada cortisol. Esto es fundamental para su capacidad para lidiar con el estrés y sus efectos. Cuando sus glándulas suprarrenales bombean cortisol demasiado rápido, puede afectar su tiroides y ralentizar su metabolismo.

Si esto continúa por mucho tiempo, sus glándulas suprarrenales pierden la capacidad de producir suficiente cortisol, y es entonces cuando llega a la etapa de agotamiento. Esto lo pone en riesgo de sufrir úlceras, acidez de estómago, alergias, presión arterial alta e incluso enfermedades autoinmunes y cáncer.

Sus glándulas suprarrenales también producen otra hormona, llamada dehidroepiandrosterona. Sé que es una palabra ridículamente larga, así que la llamamos DHEA para abreviar.

La DHEA ayuda a regular algunas de las otras hormonas de su cuerpo, incluidas la testosterona y el estrógeno. Cuando está agotado, sus niveles de DHEA bajan, lo que puede resultar en un menor deseo sexual, niveles de energía más bajos y una menor capacidad para combatir infecciones.

Manejar el estrés es de gran ayuda para las glándulas suprarrenales. Algunos factores que mejoran la función suprarrenal incluyen:

• El ejercicio, la meditación y un ciclo de sueño adecuado ayudan enormemente.

• La nutrición adecuada también es fundamental. Sus glándulas suprarrenales necesitan vitaminas B2, B5, B6 y C para producir DHEA y cortisol correctamente.

• Las hierbas clasificadas como “adaptógenos”, como el ginseng siberiano, Ashwagandha, Fo-Ti, Rhodiola y Holy Basil, fortalecen las glándulas suprarrenales para mejorar su función durante la fase de resistencia.

• La acupuntura también se puede utilizar para mejorar la función suprarrenal.

Por supuesto, cualquier plan para controlar el estrés y estimular la función suprarrenal debe incluir una evaluación adecuada por parte de un médico calificado.

Recuerde que sus glándulas suprarrenales son solo una pieza del rompecabezas de su cuerpo. Al manejar el estrés, afectamos a todas nuestras glándulas y órganos de manera positiva. Esto nos ayudará en el camino del equilibrio y la buena salud.

Hasta la próxima, este es el Dr. Pat Nardini para “Su bienestar primero”.

#Fatiga #cronica #Pueden #ser #tus #glándulas #suprarrenales

Leave a Comment