Hechos sobre la preparación de un caballo

Los caballos son unos de los animales más frágiles y sensibles del planeta por lo que los dueños de estos animales deben prestar mucha atención a su mantenimiento. Los caballos deben ser acicalados periódicamente para que su piel y cabello estén limpios y saludables. Si no ha tenido la oportunidad de preparar un caballo antes, los siguientes consejos pueden resultarle útiles.

Necesita acostumbrar a su caballo con la práctica del acicalamiento desde una edad temprana; de lo contrario, te resultará muy difícil cuidarlo ya que el caballo puede asustarse o incluso ponerse violento. No es necesario que apresure a su caballo para que se acostumbre al aseo; da un paso a la vez y demuéstrale que eres su amigo acariciándolo y dándole golosinas. Después de un tiempo, podrás cepillar todo el cuerpo de tu caballo sin asustarlo.

Los materiales que utilices tienen que ser muy cualitativos, por lo que debes adquirirlos en tiendas especializadas. Si utiliza materiales de baja calidad, no obtendrá los mismos resultados y la crin, la cola y la piel de su caballo podrían lesionarse. Los utensilios que necesitarás son: una esponja, un guante de aseo, un peine, un cepillo y un picacascos.

Empiece por aplicar el champú especial en el lomo de su caballo con la ayuda de la esponja. Luego, lo masajeas suavemente con el guante de aseo para eliminar el cabello muerto y dejar que crezca uno nuevo.

Hay que prestar especial atención a la melena y la cola porque el pelo es más largo en estas zonas del cuerpo y se llenan de suciedad. Una vez que hayas empapado la melena y la cola con agua, debes desenredar las trenzas con la ayuda de un peine de dientes anchos. No tengas miedo de usar las tijeras y cortar el cabello que está demasiado enredado. Después de que la melena y la cola estén perfectamente limpias y peinadas, puedes trenzarlas para que queden limpias.

Con la ayuda del pico para pezuñas limpiarás las patas del caballo de cualquier polvo o guijarros que suelen acumularse allí. Para terminar su trabajo, use el cepillo para reorganizar el pelo en el lomo del caballo y luego cúbralo con una alfombra para mantenerlo abrigado y seguro.

Si te preocupa la salud de tu caballo, harás todo lo posible para prepararlo una vez a la semana y lo mantendrás cubierto con alfombras para caballos la mayoría de las veces. El gran amor que estos animales dan a cambio vale la pena cada esfuerzo que hagas para cuidarlos.

#Hechos #sobre #preparación #caballo

Leave a Comment