Libérate volviéndote más flexible psicológicamente

El Coaching de Aceptación y Compromiso (AC) identifica seis procesos centrales para desarrollar una mayor flexibilidad psicológica y despegarse: (1) definir direcciones valiosas, (2) entrenamiento de aceptación, (3) compromiso (tomar acción), (4) estar presente (desarrollar la atención plena ), (5) defusión cognitiva y (6) yo como contexto.

En este artículo hablaré brevemente de todos ellos. Cubriré cada proceso con mayor detalle en artículos futuros.

Definición de direcciones valiosas:

Los valores son el vínculo motivador para el compromiso con la acción. Las personas se comprometen a actuar de acuerdo con sus objetivos porque valoran más lo que necesitan hacer y adónde deben ir que estar estancados en la rutina. Hay cuatro pasos para definir direcciones valoradas: (1) explorar valores, (2) elegir y clasificar valores, (3) afirmar públicamente los valores y (4) actuar sobre los valores. Entraré en detalle explicando cada uno de esos pasos en mi próximo artículo.

Entrenamiento de aceptación:

El entrenamiento de aceptación gira en torno a ayudar a las personas a aceptar las cosas que no pueden controlar y coexistir con el dolor y el sufrimiento que acompañan a la acción. La formación en aceptación refuerza la formación en compromiso, porque prepara a las personas para seguir avanzando hacia sus metas a pesar de los conflictos y obstáculos que dificultan su consecución.

Compromiso (actuar):

La acción comienza con el establecimiento de metas claras. Para que el establecimiento de metas sea significativo, debe reflejar los valores de las personas. Las metas claras basadas en valores y los objetivos mensurables reducen la ambigüedad y proporcionan una estructura y un marco para emprender acciones. Actuar es más fácil si se basa en metas claras y objetivos mensurables. El compromiso es el componente de acción de la aceptación.

Atención plena:

La atención plena se puede caracterizar como conciencia momento a momento. La atención plena se puede desarrollar mediante una formación formal e informal. El entrenamiento informal en mindfulness gira en torno al desarrollo de habilidades para desarrollar la atención. La formación informal implica el uso de actividades breves para ayudar a las personas a ser más conscientes de los estímulos internos (pensamientos, guiones, etc.) y del entorno externo. El entrenamiento formal de la atención plena implica aprender y practicar la meditación consciente.

Defusión cognitiva:

La defusión cognitiva gira en torno a aprender a desconectarse de los aspectos inútiles del yo conceptualizado. Las actividades de defusión ayudan a las personas a aprender a separarse de sus pensamientos inútiles que generan estrés.

Auto-como-contexto:

La teoría ACT propone una visión alternativa a la perspectiva del yo conceptualizado. Una visión del yo como contexto, también conocida como la visión del yo del observador, permite a las personas dar un paso atrás y evaluar sus pensamientos, guiones personales, imágenes mentales y emociones de una manera más objetiva. El autoentrenamiento del observador permite a las personas examinar los estímulos internos en términos de su utilidad para alcanzar metas que sean consistentes con los valores personales.

Estos procesos centrales se pueden usar individualmente o en combinación para ayudarlo a desarrollar una mayor flexibilidad psicológica, despegarse y vivir una vida llena de pasión y propósito. En los próximos seis artículos, le mostraré cómo aplicar estos procesos a las cosas que están causando que se quede estancado en una rutina.

#Libérate #volviéndote #más #flexible #psicológicamente

Leave a Comment