Los 10 mejores consejos para una alimentación saludable

Planes de alimentación saludable

Iniciar planes de alimentación saludables no significa planificar comidas rígidas, no flexibles, insípidas y aburridas. No se trata de morirse de hambre hasta el punto de las lágrimas o de mantenerse delgado de forma irreal. Todo lo contrario, se trata de sentirse bien, tener energía que dure todo el día, dormir profundamente durante la noche y estar lo más saludable posible. Se trata de reducir el riesgo de enfermedades que falsamente se consideran parte del proceso de envejecimiento. Todo esto se puede lograr sin esfuerzo cambiando gradualmente a un menú de alimentación simple y saludable.

10 consejos para una alimentación saludable

1 – No abandone instantáneamente sus hábitos alimenticios actuales

Haga de su transición a planes de alimentación saludables un proceso gradual, paso a paso. Si se compromete a realizar el cambio en pasos pequeños y manejables, estará comiendo saludablemente antes de que se dé cuenta.

En lugar de preocuparse por contar calorías o medir las porciones, piense en cambiar su dieta en términos de color, frescura y variedad. Busque recetas que requieran frutas y verduras frescas. Poco a poco tu dieta se volverá más sana y deliciosa.

Recuerde, haga que este cambio sea gradual, no de la noche a la mañana. Comience agregando una colorida ensalada de verduras a una comida todos los días durante algunas semanas. Luego, tal vez agregue fruta fresca como postre. Haz que la transición sea gradual.

Cada cambio que hagas en tu dieta es importante. No tiene que ser perfecto o eliminar instantáneamente los alimentos que disfruta. Su objetivo a largo plazo es sentirse bien, tener energía y reducir sus probabilidades de padecer diabetes, enfermedades cardíacas o cáncer.

Piense en el agua y el ejercicio como partes integrales de su nueva transición.

Tu cuerpo necesita agua limpia y clara. No es el llamado jugo de frutas (a menos que esté recién exprimido), y especialmente no el café. Muchas personas pasan por la vida deshidratadas porque beben muy poca agua o café casi exclusivamente. Su sistema digestivo necesita mucha agua para funcionar de manera eficiente, al igual que todos los órganos del cuerpo. Estos llamados jugos de frutas están llenos de azúcar, saborizantes y conservantes que su cuerpo no puede digerir, por lo que los almacena en forma de grasa. El café no es más que una droga adictiva que deshidrata tu cuerpo. El café es el mayor hábito de las drogas en el mundo.

Además, el cuerpo humano fue construido para el movimiento, no el estilo de vida sedentario que la mayoría de la gente vive en la actualidad. Elija una actividad que disfrute y conviértala en parte de su rutina diaria, incluso dos o tres veces al día.

2 – El secreto es la moderación

La clave para cambiar a una dieta saludable es la moderación. Su cuerpo siempre necesita un equilibrio de carbohidratos, proteínas, grasas, fibra, vitaminas y minerales. No piense en algunos alimentos como prohibidos, piense en porciones más pequeñas y cómelos con menos frecuencia.

3 – Cómo comes

No es lo que comes, es cómo comes. Reduzca la velocidad, piense en la comida como un alimento, no como algo para tragar mientras corre de aquí para allá. Y desayuna. Levántese de la cama todas las mañanas, haga un poco de ejercicio ligero para aumentar su frecuencia cardíaca y abrir sus pulmones, luego coma un desayuno ligero y saludable. Tu cuerpo quiere ejercicio y quiere desayunar. Ha estado sin comida durante varias horas, por lo que sus órganos necesitan nutrición para despertarse y comenzar a funcionar.

4 – El color es el secreto

Las frutas y verduras son el ingrediente secreto de una dieta saludable. Están cargados de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. ¿Dices que no te gustan las verduras? Incorpore verduras frescas a su dieta poco a poco. Pronto adquirirá el gusto por las verduras porque su cuerpo las quiere y las necesita.

Los vegetales verdes aportan calcio, magnesio, hierro, potasio, zinc, vitaminas A, C, E y K, y ayudan a fortalecer el sistema sanguíneo y respiratorio. Las verduras dulces ayudan a eliminar el antojo por los dulces. El maíz, la zanahoria, la remolacha, la batata o el ñame, la calabaza de invierno y la cebolla son ejemplos de verduras dulces. Una amplia variedad de frutas es esencial para una dieta saludable. Las bayas combaten el cáncer, las manzanas aportan fibra y los cítricos están llenos de vitamina C.

5 – Come carbohidratos saludables

Cuando la mayoría de la gente piensa en carbohidratos, piensa en panes, patatas, pastas y arroz. Es cierto, estos son carbohidratos, sin embargo, estos son carbohidratos con almidón y poco saludables. Se descomponen en glucosa muy rápidamente, lo que hace que los niveles de insulina y azúcar en sangre sean muy erráticos. Las frutas, las verduras y los cereales integrales son fuentes de carbohidratos saludables. Fíjense, dije granos de trigo integral, no pan de trigo integral.

6 – Grasas saludables frente a grasas no saludables

Las grasas son una parte necesaria de su dieta, sin embargo, existen grasas saludables y no saludables. Necesita grasas saludables para nutrir su cerebro, corazón, cabello, piel y uñas. Las grasas omega-3 y omega-6 en el salmón, el arenque, la caballa y las sardinas son vitales para su dieta. Las grasas que necesita comenzar a reducir de su dieta son las grasas trans y las grasas saturadas.

7 – Proteína

La proteína proporciona los aminoácidos necesarios que necesitamos para construir tejido muscular, fortalecer nuestro sistema inmunológico, nuestro corazón y nuestro sistema respiratorio. La proteína también ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre. Cuando pensamos en proteínas, comúnmente pensamos en carnes rojas, que sean carnes rojas magras. Otras fuentes de proteínas que pueden integrarse en su dieta saludable son el salmón y otros pescados frescos y el pavo.

8 – Tu cuerpo necesita calcio

Por supuesto, los productos lácteos son la fuente obvia de calcio. Sin embargo, las verduras de hoja verde son una excelente fuente de calcio. Los frijoles también son ricos en calcio.

9 – Azúcar y Sal

El azúcar y la sal son necesarios para nuestra supervivencia, sin embargo, deben tomarse con moderación. El azúcar y la sal se esconden en muchos de nuestros alimentos procesados ​​de hoy. Alimentos como pan, sopas y verduras enlatadas, salsa para espaguetis, margarina, puré de papas instantáneo, cenas congeladas, comida rápida, salsa de soja y ketchup. Nuevamente, para una transición suave, elimine estos alimentos de su dieta gradualmente.

10 – Planifique las comidas con anticipación

Planifique sus comidas por semana o incluso por mes. Planificar sus comidas elimina el impulso de tomar algo simple, fácil y poco saludable.

Conclusión: su menú de alimentación saludable

Recuerde, una alimentación saludable no significa estar sujeto a un régimen estricto y aburrido. Significa tener más energía, dormir mejor por la noche y reducir el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer y otras dolencias atribuidas erróneamente al simple hecho de envejecer. Haga su transición gradual y podrá disfrutar de planes de alimentación saludables antes de que se dé cuenta.

#Los #mejores #consejos #para #una #alimentación #saludable

Leave a Comment