Los niños y el melanoma: lo que los padres deben saber

El cáncer de piel se está volviendo cada vez más común en todo el mundo y el melanoma afecta a un número creciente de adolescentes y adultos jóvenes. En esta situación, es natural preguntarse si sus hijos están en riesgo y cómo puede protegerlos. Descubra todo lo que necesita saber para poder tomar las medidas preventivas más eficaces.

¿Cual es el riesgo?

El melanoma es bastante raro en niños de 0 a 18 años. Representa alrededor del 3% de todos los casos de cáncer en niños. Al mismo tiempo, crece el número de jóvenes afectados por esta enfermedad. Un nuevo estudio ha revelado que durante los últimos 35 años, el número de niños diagnosticados con esta afección aumentó en un 2% anual.

Este estudio ha demostrado que la mayoría de los niños diagnosticados con la afección estaban en la adolescencia. Más del 90% de todos los pacientes diagnosticados eran caucásicos. Se considera que el grupo más vulnerable es el de las niñas de 15 a 19 años.

La causa más común de este y otros tipos de cáncer de piel es la exposición frecuente a la radiación ultravioleta durante largas horas. Los niños que han sufrido quemaduras solares graves en más de una ocasión y aquellos que experimentan este problema con frecuencia tienen un mayor riesgo de desarrollar la afección en el futuro. Lo mismo se aplica a los niños que utilizan camas solares y lámparas. Debe entenderse bien el peligro que producen estos métodos de bronceado. Se considera que son la principal causa de melanoma en las niñas, incluidas las adolescentes.

Medidas de prevención

Las medidas que deben tomar los padres son sencillas y ayudarán a reducir el riesgo de melanoma. El principal es mantener a sus hijos a la sombra cuando el sol es más fuerte. A los niños mayores se les debe enseñar a mantenerse alejados del sol cuando su altura excede la altura de su sombra.

Cuando los niños salen al aire libre, deben usar protector solar con SPF de 30 como mínimo y preferiblemente 50. El protector solar debe aplicarse en todas las partes del cuerpo y no solo en las que están directamente expuestas al sol. Debe aplicarse incluso en días nublados. Debe aplicarse unos 30 minutos antes de salir y luego cada 2 horas si el niño está en el agua o juega activamente. Los niños deben usar sombreros de ala ancha y gafas de sol cuando salgan.

Por último, pero no menos importante, debe revisar la piel de su hijo con regularidad para detectar cualquier crecimiento anormal e informarlo a un médico de inmediato. Se recomiendan exámenes regulares para el melanoma para los adolescentes.

#Los #niños #melanoma #los #padres #deben #saber

Leave a Comment