Los pros y los contras del ejercicio y el embarazo

Los médicos informan que el ejercicio frecuente y regular tiene numerosos beneficios para la salud de casi todo el mundo y las mujeres embarazadas no son una excepción. Por supuesto, hay riesgos involucrados, pero con la planificación y la consulta regular con su médico, los beneficios superan con creces los peligros. Estas son algunas de las ventajas asociadas con el ejercicio de las embarazadas.

Por supuesto, el ejercicio mejora el estado de ánimo y los niveles de energía, que a menudo fluctúan o disminuyen debido al aumento de peso y al desequilibrio hormonal durante el embarazo. Los estudios demuestran que en realidad puede conducir a una disminución del riesgo de depresión posparto. También puede mejorar el sueño, ayudar a la circulación y aliviar los dolores, molestias y molestias, especialmente en la espalda, los músculos y las articulaciones que suelen acompañar al embarazo. También existe una reducción general en el aumento de peso excesivo, así como una mayor probabilidad de perder peso después del parto.

El ejercicio desarrolla los músculos y la resistencia, lo que puede conducir no solo a un trabajo de parto más fácil, un parto más rápido y una recuperación más rápida, sino que incluso puede prevenir la necesidad del uso de medicamentos y la intervención de los médicos, incluida la cesárea. Reduce el riesgo de diabetes gestacional que puede provocar obesidad, complicaciones del embarazo y diabetes tipo 2 en el futuro, preeclampsia, que puede causar hinchazón, aumento repentino de peso, dolores de cabeza y cambios en la visión y estreñimiento. Aún más importantes son los beneficios para la salud del bebé, incluidos un corazón más fuerte, una frecuencia cardíaca más baja y más resistencia durante el parto, lo que puede evitar el uso de fórceps u otros dispositivos.

Como siempre, es esencial consultar a un profesional del fitness y a su médico antes de comenzar cualquier régimen de entrenamiento durante el embarazo; sin embargo, una vez que tenga el visto bueno, aquí encontrará algunos de los tipos de ejercicios recomendados para realizar. Caminar, nadar, aeróbicos de bajo impacto, remar y trotar con moderación, también el entrenamiento de peso ligero es una ventaja, pero evite los deportes de contacto que incluyen caídas o colisiones, tampoco se recomiendan caminatas a gran altura o buceo.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos sugiere 30 minutos o más de ejercicio al día, siempre que no haya restricciones médicas. Si ha estado haciendo ejercicio antes del embarazo, debería poder continuar con su régimen, pero si no lo ha hecho, ¡este es el momento perfecto para comenzar! Puede comenzar con tan solo 5 minutos, trabajar hasta 10, luego 15, hasta al menos 30. Tómese su tiempo para comenzar y asegúrese de evitar saltos, carreras de velocidad, abdominales completos y flexiones profundas de rodillas, toques de dedos de los pies con las piernas estiradas, ejercicio mientras está acostado boca arriba, girando la cintura y conteniendo la respiración durante cualquier ejercicio.

Existen afecciones relacionadas con el embarazo que pueden impedirle hacer ejercicio, como placenta baja, sangrado, cuello uterino débil o antecedentes de trabajo de parto prematuro, parto prematuro o aborto espontáneo. Deje de hacer ejercicio inmediatamente y consulte a su médico si experimenta dolor de cabeza, dificultad para respirar, debilidad muscular, dolor de pecho, abdominal o pélvico o contracciones persistentes, hinchazón repentina de la cara o las extremidades y latidos cardíacos rápidos. También tenga cuidado con los mareos, las náuseas, la sensación de frío o humedad, una disminución o ausencia en el movimiento fetal y una fuga constante o un chorro de líquido.

Como siempre, es importante estirar y calentar siempre antes del ejercicio, así como refrescarse después. Nunca haga ejercicio a alta intensidad durante varios días y luego siéntese sedentario durante un período prolongado.

No comas menos. Una mujer necesita 300 calorías adicionales durante el embarazo además de las calorías que quema el entrenamiento. Beba mucha agua, al menos de 8 a 10 vasos al día y descanse lo suficiente. Con todas estas cosas en su lugar, seguramente experimentará un embarazo mucho más agradable y apetecible. ¡Dios los bendiga y buena suerte!

#Los #pros #los #contras #del #ejercicio #embarazo

Leave a Comment