Los síntomas de la menopausia

En general, los profesionales médicos están de acuerdo en que existen al menos 37 indicadores de la menopausia, que van desde los leves y fáciles de pasar por alto hasta los más dramáticos y potencialmente perjudiciales para su estilo de vida. Si bien la edad promedio de inicio de la menopausia es entre los 50 y los 52 años, tenga en cuenta que la mayoría de las mujeres comienzan a experimentar los síntomas varios años antes. Aquí hay información breve sobre los síntomas más comunes, seguida de una lista de los restantes. Cuando lea esto, no se preocupe. ¡Cada uno es simplemente una señal de que su cuerpo está funcionando como debería hacerlo el cuerpo de una mujer normal!

1. Sofocos o sofocos:

Muchas mujeres informan tener sofocos o sofocos, así como sensación de sudoración o sudoración asociada. De hecho, el sofoco se ha convertido en uno de los signos más “estereotipados” de la menopausia. Tanto los sofocos como los fríos reflejan un cambio en el termostato interno de su cuerpo, un factor que está regulado por el hipotálamo. Durante la menopausia, los ovarios producen menos estrógeno. El hipotálamo detecta esta caída en los niveles de estrógeno y responde alterando la temperatura de su cuerpo, lo que provoca estas sensaciones inexplicables de calor o frialdad.

2. Períodos de frecuencia cardíaca rápida o irregular:

Este es uno de los síntomas de la menopausia menos conocidos y más aterradores. De hecho, algunas mujeres dicen que sienten como si tuvieran insuficiencia cardíaca, palpitaciones o un ataque de pánico. A pesar de la investigación sobre este tema, la comunidad médica no tiene una respuesta clara sobre por qué ocurre la arritmia cardíaca en algunas mujeres menopáusicas. A menudo comienza durante el período previo a la menopausia propiamente dicha (durante la fase de “perimenopausia”) y, naturalmente, causa preocupación. Es importante informar este síntoma a su médico para eliminar otras causas potencialmente más graves.

3. Mal humor, mal genio y sentimientos de irritabilidad:

Las emociones de vaivén pueden hacer que las mujeres menopáusicas se sientan como si estuvieran en una montaña rusa que no pueden controlar. Al igual que el síndrome premenstrual, los sentimientos de irritabilidad o mal humor durante la menopausia son muy comunes y se explican fácilmente. Son causadas por fluctuaciones hormonales naturales. La mayoría de las mujeres aprenden a sobrellevar los cambios de humor haciendo ejercicio con regularidad o realizando técnicas de relajación como la meditación y el yoga.

4. Molestarse y ponerse lloroso con facilidad:

Debido a que sus hormonas están cambiando tan drásticamente, las mujeres menopáusicas también pueden encontrar que se vuelven llorosas y emocionales en un abrir y cerrar de ojos, y a veces sin ningún motivo. Una vez más, lidiar con los cambios de humor impredecibles no es fácil, pero al aprender los mecanismos de afrontamiento, como los ejercicios de respiración y las técnicas de relajación, puede comenzar a disminuir el impacto.

5. Patrones de sueño alterados o desordenados:

Por diversas razones, las mujeres menopáusicas a menudo pueden desarrollar deficiencias de calcio. Debido a que el calcio actúa como un sedante en el cuerpo humano, esta deficiencia puede provocar inquietud, incapacidad para conciliar el sueño y patrones de sueño deficientes durante la noche. Naturalmente, esto puede ser extremadamente frustrante y agotador para las mujeres. No es sorprendente que la falta de sueño de calidad también pueda agravar otros problemas, como sentirse emocional o experimentar cambios de humor. La respuesta para muchas mujeres es un suplemento de calcio, además de realizar suaves ejercicios de relajación para ayudarlas a dormir mejor.

6. Ciclos menstruales inusuales o irregulares, incluido sangrado más ligero o más abundante:

Dado que la menopausia es el cese de la menstruación, parece evidente que las mujeres experimentarían cambios en su ciclo menstrual, que finalmente culminarían con la falta de menstruación. Lo que las mujeres quizás no sepan es que las alteraciones de sus períodos pueden ocurrir mucho antes de que comience la menopausia. De hecho, algunas mujeres informan períodos inusualmente largos o cortos, diferentes patrones de sangrado, así como períodos saltados mucho antes de que ocurra la menopausia.

7. Disminución o pérdida de la libido:

Con la menopausia viene una disminución de los niveles hormonales, incluida una disminución de los niveles de estrógeno. Esto puede provocar una reducción de la libido o un menor interés en el sexo. Dicho esto, algunas investigaciones señalan que aunque muchas mujeres menopáusicas informan tener una libido más baja, su nivel de actividad sexual permanece estable, lo que sugiere que la relación entre los cambios hormonales menopáusicos normales y la libido es compleja.

8. Sequedad vaginal:

Como se mencionó anteriormente, la menopausia implica una reducción de los estrógenos. El estrógeno es la llamada hormona “femenina” que, entre otras cosas, es responsable de mantener la lubricación y el tejido vaginal sano y flexible. Cuando el estrógeno cae, como ocurre durante la menopausia, esto conduce a la sequedad vaginal. Una consecuencia desafortunada puede ser una relación sexual dolorosa.

9. Problemas gastrointestinales, como náuseas, indigestión, gases e hinchazón:

Muchas mujeres no son conscientes de que las hormonas equilibradas ayudan a mantener el funcionamiento normal de su tracto gastrointestinal. De hecho, no es hasta que hay un desequilibrio (como el que ocurre durante la menopausia) que se dan cuenta de la importancia que tienen las hormonas para la digestión. Por ejemplo, el estrógeno es un estimulante del tracto gastrointestinal y, por lo tanto, la caída de los niveles de estrógeno puede provocar una serie de síntomas, como gases, estreñimiento, diarrea e indigestión. Asimismo, los cambios en los niveles de progesterona durante la menopausia pueden causar alteraciones en sus patrones intestinales habituales. La menopausia también ejerce presión sobre el hígado, dejándole menos energía para realizar sus tareas habituales de limpieza.

Otros síntomas de la menopausia incluyen:

10. Ansiedad

11. Pensamientos mórbidos y sentimientos de pavor y aprensión.

12. Vaguedad mental e incapacidad para concentrarse

13. Pérdida de memoria

14. Incontinencia y “frecuencia” de micción

15. Sensación inusual en la piel, como picazón fantasma y hormigueo en la piel.

16. Dolor en las articulaciones

17. Tensión y dolor muscular

18. Sensibilidad en los senos y pezones hipersensibles.

19. Dolores de cabeza y migrañas

21. Sentirse hinchado

22. Depresión

23. Cambios o empeoramiento de los problemas de salud existentes

24. Exacerbación de alergias

25. Aumento de peso y desequilibrios metabólicos

26. Adelgazamiento o pérdida de cabello en la cabeza.

27. Aumento del vello facial

28. Vértigo, pérdida del equilibrio y aturdimiento.

29. Olores corporales extraños o desagradables

30. Aumento de la transpiración

31. Mala circulación, sensación de hormigueo en extremidades y extremidades.

32. Encías sensibles y / o sangrantes

33. Gingivitis

34. “Síndrome de boca ardiente” o la sensación de la lengua o ardor en la boca, así como un sabor extraño en la boca

35. Osteoporosis

36. Acúfenos (es decir, zumbidos o ruidos extraños en los oídos)

37. Letargo

No todas las mujeres experimentarán todo en esta lista o pueden pasar por una combinación de varias. El secreto para atravesar la menopausia es recordar que cada síntoma es normal y eventualmente desaparecerá.

#Los #síntomas #menopausia

Leave a Comment