Papel del maestro en la sociedad

El papel de un maestro en la sociedad es significativo y valioso, tiene una influencia de gran alcance en la sociedad en la que vive y ninguna otra personalidad puede tener una influencia más profunda que la de un maestro. Los estudiantes se ven profundamente afectados por el amor y el afecto del maestro, su carácter, su competencia y su compromiso moral. Un maestro popular se convierte en modelo para sus alumnos. Los estudiantes tratan de seguir a su maestro en sus modales, vestuario, etiqueta, estilo de conversación y su forma de levantarse. Él es su ideal.

Puede llevarlos a cualquier parte. Durante su educación temprana, los estudiantes tienden a determinar sus objetivos en la vida y sus planes futuros, en consulta con sus maestros. Por lo tanto, un maestro bueno y visionario puede jugar un papel prominente en hacer el futuro de sus estudiantes mientras que un maestro corrupto solo puede dañar a sus estudiantes mucho más seriamente que una clase de poder judicial, ejército, policía, burocracia, políticos o tecnócratas corruptos y pervertidos. . Un maestro corrupto e incompetente no solo en un mal individuo, sino también en la encarnación de una generación corrupta e incompetente. Una nación con maestros corruptos es una nación en riesgo; cada día que viene anuncia el advenimiento de su destrucción inminente.

La importancia de un maestro como arquitecto de nuestras generaciones futuras exige que solo los mejores, los más inteligentes y competentes miembros de nuestra intelectualidad puedan calificar para esta noble profesión. Es lamentable descubrir que, en general, las peores y las personas más incapaces de la sociedad encuentran su camino hacia esta profesión. Cualquiera que no encuentre una apertura en cualquier otro ámbito de la vida, se mete en esta profesión y juega imprudentemente con el destino de la nación. Se entiende que una razón importante de esto son los bajos salarios de nuestros maestros de primaria y secundaria, que no son mejores que los de los empleados. Por tanto, un gran número de nuestros profesores está frustrado y desinteresado.

Tienen que buscar trabajos a tiempo parcial para satisfacer sus necesidades básicas. Una vez más, la profesión docente tampoco goza del debido respeto en la sociedad. Los profesores de primaria y secundaria están particularmente en desventaja. Su estatus es más bajo que el de médicos, ingenieros, abogados, funcionarios públicos; incluso más bajo que el de los comerciantes semianalfabetos y analfabetos. Por lo tanto, sería necesario un gran compromiso para un individuo inteligente, por muy aficionado a la educación y la formación, abandonar la carrera de médico o ingeniero en favor de la docencia. Por lo tanto, al seleccionar buenos profesores, debe tenerse en cuenta que se ofrecen mejores oportunidades, perspectivas y ventajas a los profesores.

Cuando hablamos de buenos maestros, significa que un maestro debe ser un modelo de fe y piedad y debe tener un conocimiento bastante bueno. Un maestro debe considerar su deber educar y capacitar a sus alumnos y debe sentirse responsable de ello. Debe sentir que sus alumnos le han sido confiados y debe evitar cualquier quebrantamiento de la confianza que la sociedad ha depositado en él. Debe ser una persona sociable con raíces en la sociedad. La gente debería tomarlo como su bienqueriente y un amigo sincero que se preocupa por sus hijos. Debe comprobarse a toda costa que un candidato a esta profesión tiene una perspicacia y aptitud natural para la docencia.

Debe participar activamente en las actividades sociales de manera positiva. Debería conocer el arte de enseñar con una profunda comprensión de la psicología infantil. Siempre debe tratar con los estudiantes de manera justa. No debe perder el autocontrol por los errores que puedan cometer sus alumnos y, en cambio, debe respetar sus sentimientos y su ego, y debe tratar de comprender y resolver sus dificultades con gracia y al mismo tiempo mantener la calma. Debería poder sonreír ante las críticas amargas sobre sus opiniones, y no debería sentirse avergonzado o humillado por aceptar sus errores de todo corazón.

Debe estar orgulloso de su cultura, de su vestimenta nacional y de su idioma nacional, debe ser un misionero, un mentor, un reformador y un guía además de ser un tutor dedicado. En otras palabras, debería ser un maestro perfecto y un pedagogo perfecto.

Si bien se destaca el papel de un maestro en la sociedad, es imperativo involucrar también el papel de los padres en el proceso de construcción del carácter de los estudiantes. En el pasado, tanto los padres como los maestros solían hacer todo lo posible por brindar a sus hijos una atmósfera adecuada para el desarrollo de las virtudes y la moral más elevadas. Pero el gran cambio social de los últimos cincuenta años, la urbanización a gran escala, la competencia despiadada por las ganancias financieras y la gran preocupación en la vida cotidiana agotan todo el tiempo y la energía de los padres, dejándoles poco tiempo o energía para monitorear a sus hijos.

El tiempo que tienen a su disposición lo consumen los periódicos, la televisión y otras recreaciones. Como resultado, la generación más joven apenas tiene la oportunidad de compartir ideas con sus mayores o de entablar una discusión significativa. Por otro lado, esta idea está ganando terreno entre nosotros de que la educación no está destinada a formar mejores seres humanos, sino solo a conseguir mejores trabajos. En consecuencia, la mente de los estudiantes está obsesionada con mejores trabajos y sueños de mayor estatus social, por lo que también es deber de los padres interesarse activamente por el progreso del día a día de sus hijos, tanto dentro como fuera de la escuela. institución y darles a conocer el verdadero significado de la educación.

#Papel #del #maestro #sociedad

Leave a Comment