Perspectivas modernas contemporáneas en psicología

La psicología ha progresado enormemente desde sus humildes comienzos a finales del siglo XIX. Algunas escuelas como el conductismo y el psicoanálisis han sufrido muchos cambios, pero siguen siendo populares y tienen un gran número de seguidores.

La psicología contemporánea o actual es una combinación de las mejores ideas extraídas de las contribuciones de todos sus fundadores. También se han agregado algunas ideas o perspectivas nuevas.

Las perspectivas de la psicología se refieren a cómo la psicología aborda o ve diferentes temas dentro de su campo. La psicología moderna analiza las diversas cuestiones relacionadas con el comportamiento humano desde cinco perspectivas. Estas cinco perspectivas principales discutidas por el Programa de Formación de Profesores son:

1. Las perspectivas biológicas.

2. Las perspectivas conductuales.

3. Las perspectivas cognitivas.

4. Las perspectivas psicoanalíticas.

5. Las perspectivas subjetivistas.

Las perspectivas biológicas

Los psicólogos han estado interesados ​​durante mucho tiempo en estudiar la relación entre nuestros sistemas biológicos (corporales) y el comportamiento. Han estado especialmente interesados ​​en conocer el papel del cerebro con respecto al comportamiento humano. El cerebro, que contiene más de 10 mil millones de células nerviosas con infinitas conexiones entre ellas, es quizás la estructura más compleja del universo.

El enfoque biológico se preocupa por comprender el papel que juega nuestro cerebro en diversos procesos psicológicos como la emoción, el razonamiento, el aprendizaje, la motivación, etc. Busca describir el proceso neurológico que subraya el comportamiento y los procesos mentales. Por ejemplo, la perspectiva biológica intentaría comprender y analizar la depresión en términos de qué sustancias químicas se producen en el cerebro y si se trata de cambios anormales en los niveles de neurotransmisores. También estudiaría el reconocimiento facial con respecto al papel que desempeña la región particular del cerebro, como el hemisferio izquierdo o derecho.

Así, el abordaje biológico intenta conocer cuáles son las áreas específicas del cerebro que influyen o afectan nuestro comportamiento y cómo el sistema nervioso, las hormonas secretadas por las diferentes glándulas y otros cambios en nuestro cuerpo afectan la forma en que pensamos, sentimos y nos comportamos.

La perspectiva del comportamiento

El enfoque conductual se centra en explicar casi todo el comportamiento en términos de estímulos y respuestas y como resultado del condicionamiento y refuerzo. Por ejemplo, un psicólogo con una perspectiva conductual intentaría explicar la obesidad como un resultado de la tendencia de las personas a comer en exceso (una respuesta específica), en presencia de un estímulo específico (como ver televisión).

Según el enfoque conductual, es probable que los comportamientos humanos recompensados ​​o reforzados se vuelvan a repetir en el futuro. Un ejemplo de la formación de maestros de preprimaria, cuando un niño golpea a otro niño (comportamiento agresivo) y puede conseguir el juguete del otro niño (el comportamiento es recompensado), es más probable que el niño actúe agresivamente en el futuro.

La perspectiva cognitiva

El enfoque cognitivo se centra en procesos mentales como percibir, recordar, razonar, decidir y resolver problemas.

El enfoque cognitivo reconoce que para comprender completamente el comportamiento humano es muy importante estudiar el papel que juegan los procesos mentales. Si ignoramos totalmente los procesos mentales como hicieron los conductistas, estaríamos adoptando un enfoque muy estrecho y obtendríamos una imagen incompleta de la dinámica del comportamiento humano.

Los psicólogos cognitivos creen que es posible estudiar los procesos mentales de manera objetiva. Según ellos, la mente humana es similar a una computadora y actúa sobre la información tal como lo hace la computadora.

La perspectiva psicoanalítica

El enfoque psicoanalítico se basa en las ideas de Sigmund Freud. Esta perspectiva enfatiza que los procesos inconscientes influyen en nuestro comportamiento. Estos procesos inconscientes comprenden creencias, miedos y deseos que una persona desconoce pero que, sin embargo, influyen en su comportamiento.

Según el enfoque psicoanalítico, nacemos con ciertos impulsos agresivos y sexuales que tienen prohibido expresarlos por nuestros padres y la sociedad. Como resultado, simplemente pasan de la conciencia a la inconsciencia. Sin embargo, estos impulsos no desaparecen sino que se expresan a través de comportamientos socialmente aceptados o en forma de enfermedad mental y problemas emocionales. Por ejemplo, una persona puede expresar sus instintos agresivos participando en deportes violentos como el boxeo y la lucha libre.

La perspectiva subjetivista

La perspectiva subjetivista enfatiza la importancia de la percepción. Según este enfoque, el comportamiento humano no depende del mundo objetivo, sino que es una función del mundo percibido.

El mundo objetivo es lo que realmente existe en el mundo real. El mundo percibido es lo que experimenta el individuo y el significado que le da a esas experiencias. La forma en que una persona percibe el mundo o una situación depende de su cultura, historia personal y motivos presentes.

Según el enfoque subjetivista, las percepciones son muy importantes para comprender el comportamiento porque el comportamiento de un individuo en cualquier momento se basa en parte en las percepciones de la situación. Nuestras respuestas a los diversos estímulos del entorno se basan en nuestras percepciones. Definimos la realidad basándonos en nuestras percepciones. Por ejemplo, los estudios han encontrado que las personas tienden a sobrestimar el tamaño físico de las monedas de mayor valor que las de menor valor.

Un fenómeno psicológico interesante que destaca este enfoque es el realismo nativo, la tendencia de las personas a ver su construcción subjetiva del mundo, como una imagen verdadera y precisa del mundo objetivo.

Según la Formación en Educación Infantil, la influencia del enfoque subjetivista ha sido fuerte en la psicología social y de la personalidad. Por ejemplo, la forma en que las personas interpretan el comportamiento de otras personas depende de su percepción.

Las diferentes perspectivas discutidas anteriormente representan los diferentes enfoques modernos para el estudio de la psicología. No se excluyen mutuamente, sino que simplemente centran la atención en diferentes aspectos del mismo tema. En otras palabras, los diferentes enfoques son simplemente diferentes formas de estudiar el mismo fenómeno. Muchos psicólogos adoptan un enfoque eléctrico. Toman lo mejor de cada enfoque y lo utilizan para estudiar problemas psicológicos complejos.

De las cinco perspectivas discutidas, con la excepción de la perspectiva biológica, todos los demás enfoques (conductual, cognitivo, psicoanalítico y subjetivista) son de naturaleza puramente psicológica. El enfoque biológico, sin embargo, toma la ayuda de otros campos como la fisiología y otras ramas de la biología.

El enfoque biológico se ha descrito a menudo como reduccionismo. En el reduccionismo las nociones psicológicas (ideas) se reducen a biológicas. Es decir, diferentes problemas psicológicos se explican con motivos biológicos.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que no es posible seguir el camino reduccionista para todas las cuestiones psicológicas. Las explicaciones psicológicas también son muy importantes. Los conceptos, hallazgos y principios psicológicos sirven como punto de partida para que los científicos biológicos lleven a cabo su investigación. Por ejemplo, los hallazgos psicológicos relacionados con la memoria orientarán las investigaciones biológicas hacia la búsqueda de las diferentes áreas del cerebro involucradas en ella. Además, cualquier explicación de varios fenómenos psicológicos sin tener en cuenta nuestro entorno pasado y actual sería incompleta.

#Perspectivas #modernas #contemporáneas #psicología

Leave a Comment