¿Por qué los niños pequeños se ahogan?

Las náuseas en los niños pequeños puede ser una experiencia frustrante para los padres. La mayoría de los niños pequeños tragarán líquidos cuando se asfixien. La náusea en los niños pequeños puede ser alarmante porque puede volverse grave. Si su niño tiene arcadas o asfixia constantemente, busque cualquier síntoma de asma, bronquitis, infección de los senos nasales o neumonía.

Las náuseas en los niños pequeños pueden ser aterradoras porque pueden indicar una afección o trastorno médico grave. Además del asma, la asfixia o las náuseas en los niños pequeños pueden indicar problemas físicos como huesos rotos, traumatismo craneoencefálico, tumor cerebral o traumatismo craneoencefálico.

La causa más común de tales afecciones podría ser la deshidratación. Se requiere una pequeña cantidad de agua por cada gramo de masa sólida. Los niños pequeños se deshidratan rápidamente debido a problemas respiratorios causados ​​por la tos. La deshidratación también puede ocurrir debido a vómitos y diarrea. Nunca se debe dejar solo a un niño que está experimentando estos síntomas porque pueden provocar la muerte en 24 horas. Por lo tanto, es imperativo que conozca los síntomas de la afección de un niño para que pueda consultar inmediatamente a un pediatra y buscar tratamiento de emergencia.

Las enzimas digestivas interactúan con las proteínas del intestino para digerir los alimentos que llegan al estómago. Cuando el cuerpo está en peligro de deshidratación, las enzimas dejan de funcionar, lo que resulta en una pérdida de nutrición. La hidratación adecuada es importante para que el cuerpo pueda funcionar correctamente. Es mejor darle al niño pequeño un vaso de leche hervida junto con jugos, cereales y frutas frescas durante las emergencias.

Otra causa de esta condición es la salivación excesiva. Esto conduce a la deshidratación porque no se consumen suficientes líquidos. Es fundamental darle al niño frutas y verduras frescas.

En algunas partes del mundo, los bebés a menudo quedan amordazados por el calor de su leche. Los bebés que se quedan con un biberón de leche a temperatura ambiente tienden a llorar durante más tiempo y en mayor volumen. Debido a que los bebés tienden a beber mucha agua, puede resultar difícil proporcionarles un vaso de agua por la noche. Alimentarlos con fórmula también puede causar diarrea.

Algunos niños pequeños también pueden ser alérgicos a ciertos alimentos o bebidas. La proteína de la leche y la proteína de la leche de vaca también pueden causar diarrea, que también puede ocurrir debido al consumo de maní o mantequilla de maní por parte de sus madres. Por lo tanto, los padres deben evitar dar demasiada leche a sus niños pequeños. Las bebidas azucaradas también pueden causar diarrea, ya que las sustancias azucaradas pueden hacer que los intestinos se inflamen.

#Por #qué #los #niños #pequeños #ahogan

Leave a Comment