Salud ósea y zinc

El zinc puede hacer más para prevenir la fragilidad de los huesos que cualquier otro nutriente. El tejido de colágeno es necesario para la deposición de fosfato de calcio para formar hueso. Es decir, el tejido de colágeno proporciona la infraestructura para que se forme el hueso. Es en esta estructura donde se deposita el calcio para formar el hueso. La presencia de colágeno es esencial para la fuerza y ​​densidad ósea. Sin él, todo el calcio en su dieta no tiene adónde ir y el zinc es una parte esencial de la formación de colágeno.

El colágeno lo mantiene todo junto

El colágeno es el tejido más extendido del cuerpo. Forma el fondo de todos los tejidos de todos sus órganos, haciéndolos firmes y resistentes. Cuando la piel comienza a arrugarse y perder elasticidad, puede estar seguro de que las células de colágeno no están tan activas como solían ser.

Cada hebra de colágeno está formada por aminoácidos y se necesitan muchos de estos aminoácidos para formar una hebra. La fuerza del tejido de colágeno aumenta a medida que algunas de las moléculas se fortalecen mediante un proceso bioquímico iniciado por la vitamina C. Este proceso ayuda a estabilizar toda la estructura del colágeno. Si el proceso no ocurre, los huesos se ablandan. Inicialmente, tres hebras simples de colágeno se entrelazan entre sí, formando un triplete. Luego, tres de estos trillizos se enrollan entre sí formando un supercable. Cada hebra también se une a hebras adyacentes mediante reticulación. Es en esta estructura de colágeno donde se deposita el fosfato de calcio para formar los huesos. Por tanto, el hueso se compone de colágeno (una proteína orgánica – material vivo) y fosfato de calcio (un material inorgánico).

El colágeno envejece lentamente para ser reemplazado por nuevo tejido de colágeno. Para asegurarse de que este proceso continúe, es importante asegurarse de que su ingesta de proteínas y nutrientes sea adecuada. Uno de los nutrientes importantes es el zinc.

El zinc, un nutriente crítico

Se necesitan niveles adecuados de zinc para formar tejido de colágeno, unir fracturas óseas, curar heridas y prevenir la osteoporosis. Para la formación de tejido de colágeno, el zinc es esencial, también son necesarios otros nutrientes, pero el zinc es el más importante.

Se recomienda consumir de 12 a 15 mg de zinc al día y que este nivel se incremente durante el embarazo.

Las fuentes alimenticias de zinc incluyen: carne, pollo, frijoles, nueces y ostras.

Los fitatos de la dieta, que se encuentran en los cereales integrales y el pan sin levadura, pueden disminuir significativamente la absorción de zinc. También existe la posibilidad de que el aumento inadecuado de su nivel de calcio pueda interferir con la absorción de zinc.

El zinc se puede tomar como un suplemento y se debe tomar como una sal, como sulfato de zinc, combinado con vitamina C. El zinc se absorbe mejor después de ingerir una comida con proteínas, preferiblemente no en el desayuno, que podría contener alimentos ricos en fitatos dietéticos.

Zinc, embarazo y primera etapa de la osteoporosis

Johns Hospital Medical School estima que el 85 por ciento de las mujeres embarazadas en todo el mundo desarrollado tienen una ingesta de zinc que es insuficiente para el embarazo. Durante el embarazo, las necesidades de zinc aumentan en un 50% durante las últimas 15 a 10 semanas. Si la madre no consume suficiente zinc, entonces el feto recibirá zinc en sus músculos y huesos, comenzando así la primera etapa de la osteoporosis. (NOTA: la Asociación Médica Británica advierte que el sulfato de zinc debe evitarse o usarse con precaución durante el embarazo, ya que no se establece la seguridad y atraviesa la placenta).

Calcio y osteoporosis

La razón del énfasis en el contenido de calcio de los huesos para prevenir la osteoporosis, y del descuido del zinc como nutriente crítico, es que cuando se hacen radiografías, el zinc y el colágeno son invisibles. Cuando se toma una radiografía del hueso osteoporótico y se compara con el hueso normal, parece transparente porque no se pueden ver las cantidades normales de calcio. Los médicos a menudo recomiendan un mayor consumo de calcio, pero luego se olvidan de recomendar un suplemento de zinc para ayudar a reemplazar el colágeno. Desafortunadamente, sin el colágeno y el zinc, el calcio no tiene adónde ir, lo que hará que continúe el desarrollo de la osteoporosis.

Fracturas y zinc

Hay dos etapas para la curación del hueso:

Inicialmente, después de la fractura, se forma un coágulo de sangre extenso alrededor de los extremos del hueso fracturado. Las células formadoras de colágeno invaden el coágulo de sangre produciendo una forma especializada de colágeno que se envuelve alrededor de la fractura. Lentamente, las células formadoras de hueso se mueven hacia el tejido de colágeno, ahora llamado callo. Estas células depositan el calcio, lo que le da al hueso su fuerza nuevamente.

Si el paciente recibe suplementos de zinc inmediatamente después de que se produce la fractura, se forma rápidamente una gran cantidad de tejido de colágeno, ya que el zinc activa las enzimas responsables de depositar el callo óseo. El zinc no solo es responsable de aumentar rápidamente la cantidad de tejido de colágeno alrededor de la fractura, también es responsable de activar las células óseas que depositan el calcio en el tejido de colágeno.

Ejercicio y zinc

Es paradójico que el ejercicio físico recomendado para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis también pueda incrementarlo si la persona que hace ejercicio no tiene suficientes nutrientes, en particular zinc. Las personas que hacen ejercicio en exceso pierden una cantidad significativa de zinc en el sudor. La pérdida de zinc en el sudor por hora puede superar en un 50% la excreción de zinc en la orina en 24 horas.

En Estados Unidos, esta condición se etiqueta como “huesos frágiles, pero buen cuerpo”. En las mujeres, la afección también se acompaña de amenorrea (cese de la menstruación) ya que una deficiencia de zinc puede disminuir la actividad ovárica.

Menopausia

En el período previo a la menopausia, la formación de colágeno tiende a disminuir a medida que disminuye la actividad de las hormonas. Más allá de la menopausia, la deficiencia de zinc puede ser más pronunciada con la pérdida acelerada de colágeno y calcio. Si la pérdida de colágeno se debe a la falta de zinc, la excreción de calcio puede aumentar.

Uno de los efectos de la producción reducida de estrógenos es una mayor excreción de hidroxiprolina, un aminoácido fundamental para estabilizar la estructura del colágeno. El calcio no hará nada para evitar que esto ocurra. Por lo tanto, es importante protegerse contra el deterioro del tejido de colágeno en la menopausia. Esto se logra manteniendo una ingesta adecuada de nutrientes, incluido el zinc.

El zinc es un nutriente importante (y a menudo subestimado) para la prevención de la osteoporosis. El zinc a menudo es deficiente en la dieta y en momentos de necesidad adicional, como durante el embarazo o la menopausia o cuando se hace mucho ejercicio, los niveles de zinc en el cuerpo pueden agotarse.

Referencias

Bland, J. 1996, Nutrición contemporánea. Asociados J & B.

Davies, S. y A. Stewart., 1997, Nutritional Medicine. Sartén.

Fitzherbert, JC 2002, Osteoporosis: The Missing Zinc. Bienestar, número 87.

Holden, S., Hudson, K., Tilman, J. & D. Wolf, 2003, La guía definitiva para la salud desde la naturaleza. Publicación Asrolog.

Pressman, A. y S. Buff, 2000, La guía completa para idiotas de vitaminas y minerales. (2ª Ed.) Alpha Books.

Soothill, R. 1996, La guía de elección de vitaminas y minerales. Publicación de un libro de elección.

Sullivan, K. 2002, Vitaminas y minerales: un enfoque práctico para una dieta saludable y una suplementación segura. Harper Collins.

#Salud #ósea #zinc

Leave a Comment