Un enfoque holístico del yoga

El yoga es un enfoque unificado para el autodesarrollo que está diseñado para equilibrar y armonizar la salud y el bienestar físico, mental, emocional y espiritual. Si bien algunos practicantes de Yoga muestran una flexibilidad extrema, el corazón del Yoga es menos dramático y puede ser practicado por personas de todas las edades y todos los niveles. El yoga tiene sus raíces en la cultura hindú de la India. Sin embargo, la práctica del Yoga es no sectaria y promueve la salud y una vida armoniosa. La palabra “Yoga” significa unir “o” unir “. Por lo tanto, el Yoga es un proceso de integración y equilibrio del cuerpo, la mente y el espíritu. Muchos de nosotros vivimos de manera inconexa mientras nuestras necesidades físicas, mentales, emocionales y espirituales luchan entre sí creando frustración y confusión en lugar de satisfacción.

Para lograr esta unión, el Yoga combina posturas físicas, movimientos, concentración mental, respiración profunda, meditación, relajación y una buena nutrición. Al practicar Yoga, el cuerpo se mueve conscientemente con sumo cuidado en varias poses específicas (asanas) acompañadas de una respiración rítmica profunda. La palabra “asana” proviene de una palabra que significa “fácil”. El propósito de la postura es hacer que su cuerpo se “relaje” mediante una combinación de estiramiento, sujeción, respiración, equilibrio, resistencia y atención plena.

Varias posturas pueden ayudar a reducir y, en algunos casos, aliviar diversos síntomas físicos. Estos síntomas incluyen artritis, asma, trastornos respiratorios, problemas de espalda / cuello, síndrome de fatiga crónica, diabetes, dolores de cabeza, enfermedades cardíacas, infertilidad, insomnio, dolor, síndrome premenstrual, menopausia y control de peso.

El yoga beneficia tanto al cuerpo físico externo como al interno. Los músculos desarrollan tono y fuerza mientras aumentan la flexibilidad, el equilibrio, la coordinación y los niveles de energía. Las glándulas, los nervios, los tejidos, los órganos internos y el sistema nervioso se ven afectados de manera positiva y saludable.

Uno de los músculos que beneficia el Yoga es el corazón. El aumento del volumen de sangre a través del corazón reduce la presión arterial. Normalmente, en Occidente aumentamos el flujo sanguíneo a través del ejercicio aeróbico. Sin embargo, ciertas posturas invertidas, por ejemplo, pararse con los hombros y la cabeza, hacen que pase más sangre a través del corazón cuando está boca abajo. Otras posturas utilizan y aprietan los músculos cruzando las piernas, arqueando la espalda, arrodillándose y girando. El uso de los músculos de esta manera exige oxígeno de la sangre y del sistema circulatorio. El yoga mejora la circulación sanguínea aportando más oxígeno y nutrientes a cada célula, tejido y órgano. La mala circulación conduce a células poco oxigenadas, desnutridas y contaminadas y, como resultado, a un funcionamiento deficiente de los órganos.

Las poses, acompañadas de respiración profunda, estimulan la regeneración y el rejuvenecimiento retardando el proceso de envejecimiento. La forma en que se realizan estos movimientos es un elemento fundamental. El yoga nunca está orientado a objetivos, es contundente, crítico o competitivo, sino más bien un proceso o un viaje que dura toda la vida. En esencia, el Yoga es un enfoque positivo que conduce a una mayor satisfacción, autoconciencia, paz y calidad de vida.

#enfoque #holístico #del #yoga

Leave a Comment