Una mirada a los ácidos grasos omega-3 y la salud del corazón

Según los datos de investigación publicados por el American Journal of Clinical Nutrition, las personas que incluyen una ingesta diaria regular de Omega 3 pueden reducir el riesgo de ataque cardíaco (trombosis coronaria) hasta en un setenta por ciento. Estas noticias alentadoras han generado un gran interés en Omega 3 últimamente.

¿Qué es el Omega 3?

El omega 3 es, de hecho, un ácido graso poliinsaturado que, a su paso por el canal limentario (tracto digestivo a través del cuerpo humano), degrada el colesterol existente y deposita una barrera mínimamente fina para evitar su reforma. Omega 3 trabaja para combatir nuevamente el principal culpable del colesterol que causa la coagulación de la sangre. Estos coágulos luego bloquean los vasos sanguíneos causando ataques cardíacos o, si llegan al cerebro, accidentes cerebrovasculares.

El omega 3 se asocia más comúnmente con los aceites que se encuentran en el pescado. Las fuentes más conocidas son la caballa, la trucha y el salmón, aunque los aceites se pueden extraer del pescado blanco; y el hígado de bacalao también es particularmente rico.

La American Heart Association recomienda una ingesta diaria de 1000 mg. de Omega-3 para beneficios de salud medibles en el cuidado cardiovascular. Hay varias formas de incluir Omega 3 en su dieta, por lo que no debe preocuparse si no es un gran fanático del pescado.

Fuentes de Omega-3

El método más obvio, comer pescado adecuado con regularidad, no es práctico para todos, como de nuevo: no todos disfrutan del pescado, algunas personas incluso son alérgicas a él y, por supuesto, los vegetarianos y veganos no comen pescado. Afortunadamente, existe una amplia gama de suplementos en el mercado para esas personas.

La forma más común de suplemento es la cápsula formulada a partir de aceites concentrados derivados de aquellos pescados que tienen altos niveles de Omega 3. Generalmente, la tableta contendrá alrededor del cincuenta por ciento de esa fuente (pescado) y el resto estará compuesto por otras fuentes de ácidos grasos.

Los ácidos grasos omega 3 no se limitan a los aceites de pescado; también se pueden encontrar en varios extractos de plantas. La mejor fuente de Omega-3 es el ácido alfa-linolénico (ALA), que incluye aceite de linaza (linaza), aceite de colza (canola), semillas de chía, nueces y aceite de nuez, la planta mediterránea, verdolaga, carne de pasto y carne oscura. vegetales de hoja verde. Estos artículos se encuentran ampliamente en las tiendas naturistas y en los mercados de productos naturales.

La buena noticia de los beneficios para la salud del Omega 3 se globaliza

Los omega 3 también se pueden encontrar en una amplia gama de otros alimentos, incluidos los vegetales y los alimentos procesados; sin embargo, los niveles son insignificantes y no brindan beneficios significativos para la salud. Los suplementos vegetarianos de Omega-3 están disponibles, generalmente como aceite de linaza (linaza).

EPA y DHA Omega 3 se encuentran casi exclusivamente en plantas y animales acuáticos. Son sintetizados por el fitoplancton, que son consumidos por peces, moluscos y crustáceos y, por tanto, se concentran en la cadena alimentaria acuática.

Se están estudiando fuentes alternativas de Omega-3 ALA y Omega-3 EPA y DHA para determinar su viabilidad. El ALA de perilla ya está disponible en algunos países y el krill, criaturas parecidas a los camarones que abundan en el Océano Antártico, están siendo apuntadas por una empresa canadiense como una futura fuente de Omega-3. El aceite de krill contiene un 25% de Omega-3 EPA y DHA. También se está explorando la modificación genética, con un experimento que inserta genes que producirán poliinsaturados Omega-3 de cadena larga en variedades de semillas oleaginosas existentes. Otro utiliza la tecnología de transferencia de genes para convertir directamente los poliinsaturados Omega-6 en sus homólogos Omega-3.

A medida que crece la reputación de salud de los omega-3, los fabricantes de alimentos han explorado la oportunidad de fortificar los alimentos cotidianos con omega-3. Los huevos con omega-3 están cada vez más disponibles; por ejemplo, el pan fortificado con 13 mg de Omega-3 DHA por rebanada ahora está disponible en Nueva Zelanda y Australia. Malasia tiene una galleta fortificada con vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6 y una margarina fortificada de manera similar sirve como un buen acompañamiento.

En Suecia, un paté de hígado bajo en grasas está enriquecido con Omega-3, hierro y vitaminas. Los españoles pueden comprar zumos de frutas enriquecidos con leche, fibra, vitaminas y Omega-3, y barritas sustitutivas de comidas probióticas, sopas y batidos con Omega-3. Los finlandeses comercializan un jugo de grosella negra con Omega-6 y Omega-3 como ALA. Esta lista no es de ninguna manera exhaustiva, sobre todo porque no incluye el creciente número de leches, alimentos y suplementos para lactantes con Omega-3 DHA añadido.

A medida que las ventajas de la ingesta regular de Omega 3 sean más aceptadas en América del Norte, las industrias farmacéutica y de procesamiento de alimentos, sin duda, pondrán más esfuerzos y fondos para hacer que estos diversos suplementos estén más disponibles. Los beneficios del Omega 3 seguirán creciendo en importancia a medida que la población envejezca y busque formas de mantener estilos de vida saludables y activos. Actualmente, los Omega 3 son bastante fáciles de comprar en compañías en línea y farmacias especializadas, pero seguramente no pasará mucho tiempo antes de que los estadounidenses puedan elegir el suplemento que más les convenga en los estantes de los supermercados y tiendas de conveniencia locales.

#Una #mirada #los #ácidos #grasos #omega3 #salud #del #corazón

Leave a Comment