Una prueba de audición es música para nuestros oídos

Cuando la mayoría de la gente piensa en la pérdida de audición, se imagina a una persona mayor con audífonos o una estrella de rock que toca música a todo volumen. En esta era tecnológica, la generación más joven está siendo víctima de la pérdida auditiva, y esta empeora con cada canción que suena. Algunas investigaciones estiman que uno de cada cinco adolescentes sufre algún grado de pérdida auditiva. Esta tasa ha aumentado un 30 por ciento desde los años ochenta y noventa. El culpable son los auriculares.

La ciencia detrás de la pérdida

La investigación recopilada de varias pruebas de audición sugiere que la gravedad de la pérdida depende de la duración y el volumen del ruido. En cada uno de nuestros oídos internos, tenemos pequeñas células ciliadas que transforman el sonido en señales eléctricas, que luego son transportadas al cerebro. A continuación, estas señales se reconocen como sonido. Estas frágiles células ciliadas no están hechas para señales intensas y se dañan fácilmente con sonidos fuertes, lo que provoca problemas de audición.

Signos y síntomas a tener en cuenta

Si experimenta alguno de los siguientes síntomas, comuníquese con un médico para programar una prueba de audición: los sonidos parecen más fuertes de lo normal, es más fácil escuchar los tonos bajos que los tonos altos, tiene problemas para diferenciar los sonidos en los tonos altos de entre sí, las voces de otras personas suenan murmuradas o arrastradas, o experimenta un zumbido o sensación de plenitud en los oídos.

Los decibeles son determinantes

Cuando busque formas de reducir su riesgo, no busque más allá de su propio uso de decibelios (dB). Un decibel es una unidad que mide el sonido. Para poner los decibelios en perspectiva, podemos mirar las unidades promedio en nuestra vida diaria. Los sonidos más suaves son de 20 dB o menos. Hablar normalmente es de 40 a 60 dB. Un concierto de rock está entre 110 dB y 120 dB, pero puede llegar hasta 140 dB. Los auriculares tienen un máximo de 105 dB, que es el sonido equivalente a sostener una motosierra con el brazo extendido.

Prevención de la pérdida prematura

La prevención es clave cuando se trata de una parte sensible del cuerpo, como el oído. Puede mantener sus habilidades auditivas siguiendo algunas pautas. Primero, use auriculares más grandes. Los audífonos que se pegan directamente en el oído a menudo no bloquean los sonidos externos de manera muy efectiva, lo que lleva a un volumen establecido más alto. También puede reducir la cantidad de tiempo que escucha música con auriculares. Una forma eficaz de recortar es reproducir música desde un altavoz. Amantes de la música, ¡bájalo! Los estudios demuestran que solo 15 minutos escuchando música a un volumen alto todos los días puede provocar una pérdida a largo plazo. Por último, programe una prueba de audición. Este examen le dará una línea de base y será una herramienta esencial para aprender a ajustar sus hábitos.

#Una #prueba #audición #música #para #nuestros #oídos

Leave a Comment