Vaginosis bacteriana: tratamiento en el hogar

Muchas mujeres diagnostican por error la vaginosis bacteriana como una candidiasis, por lo que es muy importante consultar a un médico si cree que puede tenerla. Retrasar un tratamiento adecuado a menudo puede conducir a condiciones mucho más complicadas. Todo el enfoque del tratamiento casero de la vaginosis bacteriana tiene como objetivo reequilibrar la flora vaginal normal. Si esto se puede lograr, entonces deshacerse de la vaginosis bacteriana será fácil. El tratamiento en el hogar para la vaginosis bacteriana de tipo natural ofrece una alternativa segura, económica y eficaz a las visitas repetidas a un centro médico.

El régimen de tratamiento en el hogar consiste en suplementos y supositorios vaginales naturales. Es un tratamiento ideal ya que fortalece el cuerpo y lo hace más capaz de luchar contra los patógenos por sí solo. Los medicamentos recetados comúnmente pueden destruir las bacterias malas, pero también tienden a matar todas las bacterias buenas. Las bacterias buenas son necesarias para mantener sano el sistema inmunológico vaginal. Puede resultar en el debilitamiento de todo el sistema y causar infecciones recurrentes y, a veces, años de lucha contra la vaginosis bacteriana. Las curas naturales para la vaginosis bacteriana han demostrado ser eficaces en la mayoría de los casos. Estos son algunos de los remedios caseros probados y comprobados para la vaginosis bacteriana.

El tratamiento con yogur utiliza Lactobacilli, una cepa de bacterias que normalmente vive en el intestino delgado y la vagina humanos. Lactobacillus acidophilus también está presente en el yogur. Puede ayudar a restablecer el equilibrio ácido en la vagina. Lactobacillus acidophilus puede tomarse por vía oral o introducirse directamente en la vagina. El yogur natural, que contiene cultivos de acidófilos vivos, también se puede comer directamente. Los insertos vaginales, en forma de tampones empapados en yogur, es otra alternativa eficaz o se puede probar con una ducha vaginal con una cucharadita de acidophilus y 2 tazas de agua.

Una ducha de ácido bórico es una alternativa ideal para acidificar el pH vaginal. Sin embargo, se sabe que algunas mujeres son sensibles a esta ducha.

Una ducha de vinagre, hecha mezclando una cucharada de vinagre por litro de agua tibia, también es igual de efectiva.

Se puede preparar un tratamiento de ducha con peróxido de hidrógeno combinando un cuarto de taza de agua con peróxido de hidrógeno al 3% primero y luego diluyéndolo con dos tazas de agua.

Se sabe que el aceite de árbol de té tiene propiedades antifúngicas que atacan a las bacterias “malas” que causan la vaginosis bacteriana. Los supositorios de aceite de árbol de té se pueden insertar directamente en la vagina hasta por 6 semanas. Sin embargo, se debe tener cuidado de nunca aplicar aceite de árbol de té directamente en el revestimiento vaginal sensible, ya que puede causar una reacción alérgica.

La ducha de extracto de semilla de pomelo se prepara combinando una cucharadita de extracto de semilla de pomelo diluido en dos tazas de agua. El extracto de semilla de pomelo nunca debe aplicarse directamente sobre el revestimiento vaginal sensible, ya que puede causar una reacción alérgica.

El uso de compresas frías puede ayudar a proporcionar algo de alivio donde hay hinchazón y picazón. Esto se puede hacer colocando una bolsita de té fría o una toallita fría sobre el área afectada; hace que los vasos sanguíneos se contraigan y hace que el área esté menos roja e inflamada.

El ajo se denomina comúnmente “antibiótico de la naturaleza”. El ajo contiene alliums, que es un compuesto muy importante que ayuda a combatir una infección. Se pueden tomar suplementos de cápsulas de ajo que contienen 5,000 microgramos de alliums todos los días hasta que los síntomas desaparezcan.

Neem es antifúngico, antiviral y antibacteriano. Aunque puede destruir bacterias y virus dañinos, no mata la flora intestinal beneficiosa ni produce efectos secundarios adversos. Tomar polvo de extracto de corteza de neem con regularidad puede ayudar a mejorar la producción de anticuerpos y la respuesta inmune mediada por células del cuerpo, y ayudar a combatir las infecciones.

Una forma segura de eliminar permanentemente la vaginosis bacteriana es reimplantar con éxito las bacterias beneficiosas en el canal vaginal y el tracto gastrointestinal. Esto podría llevar varios meses dependiendo de la gravedad de la afección. Pero una vez que la infección está bajo control, es mejor cambiar a un programa de mantenimiento de estilo de vida más saludable para mantener el cuerpo sano y los intestinos moviéndose con regularidad a fin de eliminar las toxinas del cuerpo. Es muy recomendable beber al menos 4 onzas de jugo 100% de arándano todos los días, tomar leche con cultivos de acidophilus vivos y comer yogur con cultivos de acidophilus vivos.

#Vaginosis #bacteriana #tratamiento #hogar

Leave a Comment